Información sobre vivienda y economía

El FMI critica la intención del Gobierno de controlar el precio del alquiler

Autor: Redacción

Toque de atención del Fondo Monetario Internacional (FMI) a España por el mercado de la vivienda. El máximo organismo económico mundial pide al Gobierno que preste atención a la evolución de los precios de la vivienda, donde ha detectado una “ligera sobrevaloración”. Además, alerta de que una limitación de los precios del alquiler puede suponer efectos negativos sobre la oferta y pide que se agilicen los desarrollos urbanísticos para aumentar la oferta de viviendas.

El FMI insiste al Gobierno español para que empiece a prevenir futuros problemas financieros y riesgos de burbujas con la creación de herramientas macroprudenciales de control para evitar desequilibrios, y que los supervisores coordinen y supervisen sus actuaciones.

Para evitar que la actual exposición al ladrillo del sector bancario español vuelva a crear tensiones y riesgos financieros, el organismo pide, por ejemplo, que el Banco de España tenga herramientas para controlar la concesión del crédito.

Tanto el FMI como la Unión Europea llevan pidiendo a España que organice una autoridad de riesgos sistémicos desde 2013. Este grupo de expertos estaría formado por el Banco de España, la CNMV o el Ministerio de Economía. Tendría capacidad de emitir informes, alertas y recomendaciones.

Aumentar la oferta de viviendas y un mercado del alquiler sin ataduras

La organización presidida por Christine Lagarde hace varias recomendaciones al Gobierno español sobre el mercado de la vivienda, y no se muestra partidario de las informaciones de que se va crear un Índice de precios del alquiler para controlar las rentas en las grandes ciudades y zonas calientes "Cualquier nueva iniciativa diseñada con el fin de reducir las presiones de los precios del alquiler debería evitar causar efectos negativos en la oferta, lo que tendría un impacto adverso en los arrendatarios con ingresos bajos", alerta.

Otra de sus recomendaciones es no infravalorar la ligera sobrevaloración de precios de la vivienda, aunque lejos del riesgo de una nueva burbuja inmobiliaria, aunque el FMI habla de datos de finales de 2017.

Según el organismo, la relación entre el precio de la vivienda y la renta de las familias, y el coste de la vivienda relacionada con los alquileres están aproximadamente al mismo nivel que a mediados de 2003. “Nunca hay que infravalorar la velocidad con la que toman impulso estos procesos”, afirman desde el FMI.

La vulnerabilidad no viene por la parte de una excesiva concesión de hipotecas para comprar casas, pese a la subida de los precios inmobiliarios, ni de una elevada construcción de obra nueva, pero sí que se concentra en la elevada acumulación de deuda pública y externa.

EL FMI pide además que las empresas constructoras saneen sus balances, aún con altas tasas de morosidad. Anima a que los hipotecados pidan préstamos a tipo fijo para evitar futuras subidas y añade que hay que hacer mejoras para aumentar la oferta de viviendas, tanto en la regulación de los desarrollos urbanísticos como en las ayudas a la vivienda social o las ayudas al alquiler.

El Gobierno no ha tardado en responder a las palabras del FM. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, parece estar de acuerdo con algunas de las recomendaciones, aunque no con todas.

Ábalos ha afirmado en un desayuno informativo “hay que evitar una espiral especulativa como la de hace una década. El Ejecutivo trabaja en un paquete de medidas urgentes que queremos elevar próximamente a Consejo de Ministros y que aborda una mejora del marco regulatorio del alquiler, mayor coordinación con servicios sociales en los desahucios, sacar la vivienda de uso turístico de la ley de Arrendamientos Urbanos, y medidas para estimular la oferta de vivienda en alquiler, la moderación de precios y la rehabilitación”.