Información sobre vivienda y economía

Vía Célere pincha en la comercialización de sus ‘Magic House’

Sólo ha logrado vender el 50% de las casas mágicas de 50 m2

Aspecto de una de las 'Magic House'.
Vía Célere

La promotora encabezada por José Ignacio Morales, CEO de Vía Célere, sólo ha conseguido vender cuatro de las ocho ‘Magic House’ que comercializaba en su promoción ‘Célere Las Rosas’. Es decir, el 50% de este nuevo tipo de viviendas, que dispone de un tabique móvil y que permite al propietario crear una o dos estancias en el interior de su casa.

Vía Célere, promotora que ha implantado 30 innovaciones en vivienda desde 2012, ha pinchado en uno de sus proyectos estrella del pasado ejercicio. O no, depende de cómo se mire el vaso. En este caso, la compañía prefiere mirarlo medio lleno y califica de exitoso la venta de sus ‘Magic House’. Pero lo cierto es que los datos no engañan y la realidad –a pesar del optimismo de los de Morales- es que la casa mágica (traducción al castellano) sólo ha conseguido seducir a cuatro propietarios, cuando el objetivo era transaccionar las ocho unidades que lanzaron al mercado. En este sentido, Vía Célere se defiende y explica que las otras cuatro viviendas restantes se han vendido, pero sin el tabique móvil y sin los muebles abatibles. Es decir, un piso de 50 m2 normal y corriente. De la magia, ni rastro. Una innovación (a medias) que tiene precio: 1.250.000 euros de inversión, según comunicó la promotora y que ha contado con un equipo de 40 profesionales. 

El motivo de este ‘pinchazo’ (triunfo para la promotora) es el precio de las viviendas. Vía Célere decidió comercializar las ‘Magic House’ a un precio de 190.000 euros. Una cifra demasiado elevada para algunos interesados, que no veían con buenos ojos desembolsar esta cantidad por un equipamiento al cual no le iban a dar uso. De hecho, el m2 de esta vivienda (3.800 euros) se situaba muy por encima del precio del m2 de la zona en el momento de la comercialización.

El proyecto inicial (y que han conseguido vender a cuatro propietarios) incluye un sofá de tres plazas, una consola de entrada extensible a mesa de comedor con capacidad para diez comensales y diez sillas apilables. De este modo, Vía Célere pretende transformar una superficie de 50 m2 en una casa de dos dormitorios para cuatros personas o en un gran salón donde acoger a una decena de personas.

El proyecto de la ‘Magic House’ venía a responder a un nuevo perfil de cliente objetivo detectado por Vía Célere. “Es urbano, suele ser joven y su situación es la de la familia monoparental o recién divorciado”, aseguraron en su presentación en noviembre del pasado 2018. “Viudos de mediana edad, también son susceptibles clientes”, añadieron en su momento desde la promotora.

En Vía Célere siempre se mostraron optimista con este nuevo concepto de vivienda. De hecho, no descartaban introducir este concepto en otras promociones de la compañía o incluso crear una formada exclusivamente por estas casas mágicas. Habrá que esperar si este triunfo (así califica la compañía el proyecto) también tiene cabida en futuras obras de la promotora.