Información sobre vivienda y economía

El inmobiliario combate el pesimismo: “No es momento de autocastigarse ni de tener miedo”

Bloque de viviendas en Badajoz / Sareb
Bloque de viviendas en Badajoz / Sareb

Silvia Gómez Tortosa, directora de diseño e interiorismo de Aedas, Juan Fernández-Aceytuno, consejero delegado de Sociedad de Tasación, e Isabel Antúnez Cid, directora general de Nadiesolo Voluntariado y con una experiencia de casi 25 años en Acciona Inmobiliaria, coinciden en rebajar el pesimismo que se respira en el sector por la crisis del covid-19. “Hay que tener prudencia, pero no miedo”, afirma Fernández-Aceytuno.

Las declaraciones del CEO de Sociedad de Tasación se han producido durante un encuentro digital organizado por el IE Real Estate -en colaboración con Spotahome-, donde se ha debatido sobre el futuro del sector residencial en España. Los tres panelistas han lanzado un mensaje de optimismo frente a los datos que pronostican un fuerte descenso en la compraventa de viviendas y en la valoración de los activos.

“Realizar predicciones es muy complicado y ahora hay que ponerlo todo en cuarentena. Estamos muy sesgados por los 45 días que llevamos confinados”, afirma Fernández-Aceytuno. “No creo que sea el momento de autocastigarse. Es absurdo que traslademos el problema (que es un virus) al valor de la vivienda”, asevera en esta línea Antúnez. “No creo que haya ningún descalabro en el sector”, apoya también al resto de ponentes la directora de diseño e interiorismo de Aedas.

El CEO de Sociedad de Tasación apoya su discurso prudencial en datos del mercado inmobiliario chino. “En China, las transacciones de viviendas cayeron un 40% en febrero con respecto al mismo mes de 2019, mientras que en marzo (tras levantar el confinamiento de la población) las transacciones sólo han descendido un 8% con respecto al mismo periodo del pasado ejercicio”, explica. “Es muy importante no dramatizar. ¿Por qué adivinar hoy lo que va a hacer la vivienda dentro de tres meses?”, pregunta para después apelar a pensar en el presente.

Fernández-Aceytuno cree que es necesario marcar tres fases en el sector de la vivienda provocadas por la pandemia del coronavirus. “En el primer periodo en el que nos encontramos (el confinamiento) nuestra percepción está muy limitada porque está basada en las limitaciones que vivimos ahora. La segunda fase guarda relación con la desescalada progresiva que otorgará una mayor confianza a la población a la hora de recuperar su actividad. Y una tercera fase que se sitúa en un escenario donde ya existe una vacuna. Es importante intentar situarnos en esta última fase para no realizar predicciones precipitadas”, asegura.

Con respecto a las futuras características de las viviendas postcoronavirus, los tres panelistas coinciden en señalar a los espacios comunes como los que mayores cambios sufrirán después de esta crisis. “El teletrabajo ha tomado un mayor protagonismo y será importante crear espacios de coworking en las nuevas promociones de vivienda para responder a esta necesidad”, explica Gómez Tortosa. Esta visión también la comparte Fernández-Aceytuno, aunque se hace una pregunta: “¿Quién va a pagar todo esto? Hay que tener en cuenta el escenario macro y asumir que en un corto y medio plazo los ciudadanos vamos a seguir viviendo en la misma vivienda que ahora”.

Por último, Antúnez ha puesto en valor la vivienda como activo para financiar el futuro bienestar de los individuos. “Las residencias van a tener que realizar cambios normativos que conllevarán gastos. El coronavirus ha afectado a los más mayores, pero debemos tener en cuenta que todos vamos a ser mayores. Las hipotecas inversas para financiar la plaza en una residencia o para pagar a un cuidador particular será una práctica más habitual en el futuro postcovid-19”, afirma en esta línea.