Información sobre vivienda y economía

La construcción en tiempos de covid-19: casas más saludables y eficientes con criterios 'passivhaus'

La Plataforma de Edificación ‘passivhaus’ (PEP) apuesta por la rehabilitación energética

Edificio Infiniti, el primer residencial ‘passivhaus’ en altura de la Comunidad de Madrid / Grupo LOBE
Edificio Infiniti, el primer residencial ‘passivhaus’ en altura de la Comunidad de Madrid / Grupo LOBE

El sector de la construcción afronta retos importantes para salir de la crisis provocada por el coronavirus. Por un lado, se espera que sea una de las patas de la reactivación económica siendo un sector que aporta el 10% del PIB nacional, y por otro será cómo hacerlo. La Plataforma de Edificación ‘passivhaus’ (PEP) apuesta por la rehabilitación energética y la eficiencia enfocada hacia viviendas más saludables para vivir en el futuro.

Las medidas de confinamiento en los hogares decretadas durante el estado de alarma han demostrado que muchas de las viviendas en las que se viven no están bien construidas, pierden mucha energía de la que necesitan y no tiene una buena calidad del aire. De hecho, “cuatro de cada cinco edificios en España son ineficientes, lo que significa que no cuentan con los niveles adecuados de aislamiento térmico, o que incluso carecen de él, tienen filtraciones de aire incontroladas que repercuten en el consumo energético y no emplean sistemas de generación eficientes”, explica Bruno Gutiérrez Cuevas, presidente de la Plataforma de Edificación ‘passivhaus’ (PEP).

Estos profesionales de la edificación tratan de impulsar que en el sector de la construcción se apliquen, por fin y de forma generalizada, criterios exhaustivos de eficiencia energética y aislamiento adecuados durante el proceso de edificación que servirán para ahorrar mucho dinero y tener casas seguras, saludables y sostenibles durante toda su vida útil. Y ahora mismo el estándar ‘passivhaus’, nacido en Alemania en 1991, es uno de los más exigentes en materia de eficiencia energética a nivel mundial.

“Su secreto es combinar un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo con un pequeño coste inicial que permite amortizarlo en un periodo muy corto de tiempo”, aclara Arturo Andrés, arquitecto técnico ‘passivhaus’ Designer.

Pero ahora también se hace más que necesario aplicar criterios de eficiencia energética en la rehabilitación de viviendas. La estrategia del sector pasa por rehabilitar entre 120.000 y 300.000 viviendas al año, un plan que pretende cumplir con la Agenda 2030 y lo planteado en Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética presentado por el MITECO.

Según los datos aportados por la plataforma, con las mejoras en la envolvente térmica y la renovación de instalaciones térmicas de calefacción y aire acondicionado se podrían ahorrar entre 25 y 32 millones de euros al año en gasto energético y evitar mandar a la atmósfera casi 50 toneladas de CO2.

“La situación del parque edificatorio en España es alarmante desde el punto de vista energético. Los edificios son incansables demandantes de energía que se despilfarra a través de envolventes mal asiladas. Está en nuestras manos la posibilidad de reducir en un 90% esta demanda. ¿A qué esperamos?”, destaca Bruno Gutiérrez Cuevas, presidente de la Plataforma de Edificación ‘passivhaus’. “Desde PEP se hace un llamamiento a las autoridades para que refuercen su apoyo a la edificación de alta eficiencia energética en la construcción porque esto, no solo será clave para reactivar el sector de una forma sostenible, sino que tendrá un importante retorno en cuanto a reducción de emisiones, mejora de la calidad del aire, mayor confort y mejor salud que beneficie a toda la sociedad”.
Pero para eso hace falta concienciar no solo a la sociedad, sino también a las administraciones públicas y al propio sector de la construcción. Antes de la crisis, el sector empleaba a más de 1,3 millones de trabajadores. La plataforma PEP apuesta por la formación adecuada y especializada en los nuevos oficios y sistemas constructivos que demanda la construcción de edificios de consumo casi nulo y el estándar ‘’passivhaus’ para mantener y fomentar el empleo en la construcción.

“El potencial transformador del ‘passivhaus’ es enorme. Pedimos a las administraciones autonómicas y locales que ofrezcan ayudas a la construcción de carácter eficiente, con deducciones en el IBI, el ITP o el ICIO, y una flexibilización fiscal tanto a los promotores como usuarios finales que decidan hacer un esfuerzo por vivir en casas sostenibles y saludables, bajo criterios contrastados, como es la construcción pasiva. El ‘passivhaus’ debe ser la referencia para el futuro de la construcción y la rehabilitación por su rigor y transparencia”, destaca el arquitecto Pedro Mariñelarena.

Interior de Can Tanca, vivienda con el certificado 'passivhaus' Premium / Terravita
Interior de Can Tanca, vivienda con el certificado 'passivhaus' Premium / Terravita

La calidad del aire en el hogar, una muesca más para apostar por el ‘passivhaus’

La forma vivir en nuestras casas puede cambiar después de esta experiencia de más de 60 días confinados en nuestras casas, en el mejor de los casos. Una buena ventilación y la calidad del aire interior han sido claves para vivir de forma confortable estas largas semanas de cuarentena obligada y abren la puerta a que cada vez más personas se interesen por un buen sistema de ventilación.

Al confort término y acústico que ya se conocía con los sistemas pasivos, ahora se enfatiza más la calidad del aire interior de las casas ‘passivhaus’. La combinación de este estándar con criterios de bioconstrucción son sin duda una oferta completa en términos de salud y ecología en el actual mercado de la vivienda.

“Ante esta crisis sanitaria, crecerá la demanda en el mercado inmobiliario de casas que garanticen una calidad del aire interior a lo largo de todo el año. La ventilación controlada que utiliza el estándar ‘passivhaus’ una herramienta que puede ayudar a reducir el riesgo de contagio en los espacios cerrados y mejorar la vida de sus habitantes. Nos garantiza una muy alta calidad del aire interior gracias al uso de una ventilación controlada con recuperación de calor”, aclara el arquitecto Micheel Wassouf, Certificador acreditado Passivhaus y miembro del comité científico del Passivhaus Institut.