Información sobre vivienda y economía

Tinsa: el precio de la vivienda en la costa cae un 4% desde la aparición del covid-19

Imagen de varias promociones de viviendas en la costa esapañola. / Taylor Wimpey
Imagen de varias promociones de viviendas en la costa esapañola. / Taylor Wimpey
Autor: Redacción

La tasadora explica que la crisis del coronavirus ha afectado más al precio de las viviendas localizadas en la costa que al resto del territorio nacional. Así, Tinsa señala que en zonas como la Costa Mediterránea, Baleares y Canarias el precio ha descendido un 4% de media desde el mes de marzo, mientras que la caída media general ha sido del 1,8%, según su índice de precios.

En el lado contrario se encuentran las principales urbes. En este sentido, estas localizaciones pueden presumir de haber registrado una pequeña subida del 0,4% en agosto con respecto a marzo, mes en el que estalló la pandemia del coronavirus.

Volviendo a las zonas costeras, las más afectadas por esta crisis, destaca la caída del 4,6% del precio de la vivienda en el litoral mediterráneo y del 4,3% en Baleares y Canarias. Por su parte, el descenso acumulado desde marzo en las áreas metropolitanas es del 3,3%, lo que demuestra su mayor resistencia a crisis sanitaria y económica.

Tomando como referencia los datos de Tinsa, en el mes de agosto, el precio de las casas nuevas y usadas aumentó un 0,1%, respecto al mes de julio. "Las cifras medias en capitales, grandes ciudades y sus áreas metropolitanas no muestran grandes cambios en agosto respecto al mes de julio, permaneciendo el índice medio nacional prácticamente invariado", afirma Rafael Gil, director de Servicios de Estudios de Tinsa en unas declaraciones a El Economista. De todos modos, no todo son malas noticias para las zonas de costa, porque los datos reflejan pequeños incrementos del valor en agosto con respecto al mes de julio.

En términos interanuales, las áreas metropolitanas y las islas todavía registran un aumento con respeto al ejercicio anterior: un 2,8% las grandes ciudades y capitales, un 3% las áreas metropolitanas y un 5% en Baleares y Canarias. En este apartado, las viviendas de interior pierden la batalla, porque devalúan su precio un 4,6% con respecto a 2019. Es decir, estos activos han resistido mejor la crisis, pero términos interanuales pierden la batalla frente a la costa.

Además, Tinsa señala que la vivienda se ha revalorizado de media un 15,7% desde el mínimo registrado en febrero de 2015 y sigue un 33,7% por debajo de los máximos de 2007.