Información sobre vivienda y economía

El parque inmobiliario español necesita reformas de calidad para reducir sus emisiones contaminantes

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

En el Día Mundial de Reducción de Emisiones de CO2, los expertos piden al Gobierno que aproveche el Plan de Recuperación y Resiliencia para renovar el envejecido parque inmobiliario español, causante del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero. El sector de la rehabilitación espera que se dediquen 5.000 millones de euros en los próximos seis años a reformar viviendas y a la regeneración urbana.

En estos momentos de crisis se han unido varios factores que deberían dar un vuelco a la política de construcción de viviendas en España, y al programa de rehabilitación del parque de viviendas nacional. Europa ha prometido ser climáticamente neutra en 2050, es decir reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera en sus políticas para luchar contra el cambio climático. Esta transición hacia la descarbonización supone que los edificios tienen que actualizarse, ya que son los responsables de casi el 40% de las Emisiones de CO2 en la Unión Europea.

En España, suponen alrededor de un tercio, pero no quita que el 90% de las viviendas en nuestro país fueron construidos antes del primer Código Técnico de la Edificación (CTE) en 2008, que imponía las calidades mínimas con las que debe contar un inmueble, como el ahorro de energía, la acústica, la seguridad contra incendios, su salubridad, entre otras cuestiones.

A esta necesidad de renovar más de 23 millones de viviendas en España de aquí a 2050 para mejorar sus calidades y reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, se une ahora la necesidad de potenciar un sector que puede ser clave para salir de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

El Gobierno en su “Plan de Recuperación y Resiliencia” pretende reformar casi 500.000 viviendas entre el 2021 y el 2023. Un pequeño paso para aumentar la ratio de la rehabilitación en España. El sector espera que al menos se dediquen cerca de 5.000 millones de euros para los próximos seis años, enfocado especialmente a “ayudas a la Rehabilitación de edificios, aumentar por encima del 3% la rehabilitación de edificios públicos Actuaciones de Regeneración y Rehabilitación Urbana en zonas vulnerables y despobladas”, afirma Albert Grau, Public Affairs Officer de ROCKWOOL Peninsular.

Rockwool es especialista en lana de roca, un sistema para aislar viviendas que asegura que su material puede reducir entre un 70% y un 90% lo que paga un hogar en concepto de calefacción y climatización. “Con el confinamiento y el teletrabajo hemos descubierto que nuestros hogares no son tan confortables ni protectores como creíamos. Nos hemos resignado a un ‘disconfort’, con temperaturas inadecuadas, ruidos que no permiten la concentración ni el descanso, una escasa ventilación que implica menor calidad de aire interior, humedades, elevados costes por consumo energético, y un largo etceterá”, aclara el directivo, para el que ha llegado la hora de invertir en la calidad y confort de nuestros hogares.

La mejor energía es la que no se consume

La construcción y rehabilitación energéticamente eficiente son la mejor manera de reducir las emisiones procedentes de las viviendas. “Los edificios de consumo casi nulo son la solución ya que garantiza la mínima demanda energética con un alto confort interior que es hacia donde tiende la normativa europea”, destaca Bruno Gutiérrez Cuevas, presidente de la Plataforma de Edificación Passivhaus, uno de los estándares de construcción más exigentes del mundo en construcción energéticamente eficiente.

España cuenta con más de 158.000 m2 certificados bajo este estándar repartidos en 150 proyectos y sus previsiones para los próximos dos años es que alcanzará más de 387.000 m2 en unos 307 proyectos. “Con estos metros cuadrados construidos evitaremos el consumo de 13,6 millones de kWh cada año y se dejarán de emitir 2.586 toneladas de CO2eq anuales a la atmósfera”, destaca el responsable passivhaus.

“Las ciudades siguen creciendo, pero es fundamental que lo hagan de forma sostenible y respetando el medio ambiente. Por eso es necesario construir y rehabilitar pensando en cuidar nuestro planeta y en proteger a los que habitamos en él”, concluye Bruno Gutiérrez.

Daniel Shearing
Daniel Shearing

La madera se posiciona como el material del futuro sostenible de la construcción

Las soluciones para una nueva edificación y rehabilitación de viviendas de aquí en adelante pasa por la industrialización, la digitalización, la sostenibilidad de los nuevos materiales y la descarbonización del sector como temas principales. La madera vuelve a ser el material de moda de la edificación, tras ser desplazado por el hormigón en el boom del desarrollo inmobiliario.

Además, ofrece un alto grado de estabilidad dimensional, capacidad estructural, ligereza, rápido montaje, y un buen comportamiento energético, además de su fácil adaptación a diferentes estilos arquitectónicos.

Gracias a los últimos avances en tecnología, la fabricación de madera contralaminada (CLT) es apta para todo tipo de construcciones, tanto para edificaciones de menor tamaño como para edificios de media y gran altura, además de conllevar un menor impacto medioambiental y reducir las emisiones de CO2.