Información sobre vivienda y economía

Merlin, BBVA y San José invierten otros 20 millones en la antigua Operación Chamartín

Madrid Nuevo Norte / DCN
Madrid Nuevo Norte / DCN
Autor: Redacción

La Junta de Accionistas de Madrid Nuevo Norte (antigua Operación Chamartín) ha decidido inyectar otros 20,2 millones de euros para alcanzar así un capital de 196 millones, según consta en el Borme. Se trata de una nueva ampliación que demuestra la confianza de Merlin, BBVA y San José en este desarrollo urbanístico, a pesar de la incertidumbre política provocada por las elecciones autonómicas del próximo 4 de mayo.

Esta operación se ha realizado a través de una emisión de 67.242 nuevas acciones ordinarias y nominativas de 300,5 euros cada de una ella, según recoge el propio Borme. El aumento de capital fue aprobado el pasado 8 de abril y el capital de la promotora Distrito Castellana Norte (DCN) ha pasado de 175,9 millones de euros a 196,1 millones.

Desgranado por entidades, el BBVA es el que ha aportado una mayor cantidad de dinero a esta inyección. En concreto, Inverahorro, sociedad controlada por la entidad financiera, ha aportado 15,3 millones de euros. Por su parte, Merlin, que posee el 14,46% de DCN, ha invertido 2,9 millones de euros más, mientras que San José ha sumado otros dos millones que se corresponden con su participación en la promotora: un 10,54%.

La realidad es que la Junta de Accionistas aprueba de manera habitual estas ampliaciones de capital para poder afrontar una serie de gastos. La última de estas inyecciones se produjo en enero de este mismo ejercicio y fue de 7,7 millones de euros, aunque también se produjeron otras en julio de 2019, abril de 2018 y en octubre de 2017, que entra todas sumaron cerca de 50 millones de euros.

Se prevé que las obras de la llamada antiguamente Operación Chamartín comiencen en 2021 y se alarguen durante un cuarto de siglo, aunque las DCN cree que las primeras viviendas de las casi 11.000 proyectadas podrían entregarse en 2025. De hecho, Jorge Serrano, director técnico del área de Negocio de DCN, recalcó el pasado verano que el ámbito tiene mucha infraestructura que desarrollar y que por este motivo las edificaciones no serán apreciables durante los primeros años. Sin embargo, dentro del desarrollo existen zonas menos complejas desde el punto de vista del nivel de infraestructura que podrían obtener resultados más tempranos. 

“Puede que en las zonas más sencillas las primeras viviendas comiencen a construirse en los próximos tres años, con lo cual las primeras entregas se podrán producir en cinco años”, afirmó Serrano durante la presentación oficial del desarrollo el pasado mes de julio. En este escenario aparece la zona más cercana al barrio de Las Tablas como la más propicia para la entrega de las primeras viviendas.