Información sobre vivienda y economía

El freno económico llega a las previsiones: los expertos reducen el crecimiento potencial de España

Autor: Redacción

Los expertos ya empiezan a reflejar en sus previsiones el freno económico de España. Una desaceleración que llega con dos años de retraso, pero que este verano ya está dando unos síntomas inequívocos.

En las últimas semanas se han conocido varios datos que así lo reflejan: el PIB adelantado del segundo trimestre ha crecido un 0,6%, una décima menos que en los tres trimestres precedentes y el nivel más bajo en cuatro años, la llegada de turistas ha bajado un 5% y la demanda del gran consumo ha caído por primera vez en cuatro años. Además, el paro ha cerrado su peor agosto en siete años.

Con estas cifras sobre la mesa, son varios los expertos que han decidido actualizar sus previsiones y han rebajado la previsión de crecimiento de España. Según publica el diario ABC, la CEOE ha recortado una décima el pronóstico de este año, hasta situarlo en el 2,7%, y tres décimas el de 2019, hasta el 2,3%. 

Analistas Financieros Internacionales (AFI) también ha recortado el crecimiento potencial doméstico. Ahora estima que el PIB crecerá este año un 2,6%, tres décimas menos de lo que esperaba a principios de verano, tal y como adelanta Voz Pópuli. 

Y podríamos ver más ajustes en las próximas semanas. En marzo, el consenso que recoge la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) situaba el crecimiento del PIB este año en el 2,7%, tras aumentarlo en una décima, y un 2,4% para 2019. Por encima de la media se encontraban los pronósticos de Caixaban, el Instituto de Estudios Económicos (IEE), la firma de inversión Intermoney y la propia Funcas, que hablaban de un 2,8%, igual que la CEOE. Bankia incluso hablaba de un 2,9%. 

La OCDE ya ha dejado claro que España se está viendo afectada por el parón generalizado que se está produciendo en Europa. A pesar de que nuestro país seguirá a la cabeza del crecimiento, la organización de los países ricos alerta de que el freno será más fuerte en el caso doméstico que en los países vecinos. 

Dejando a un lado los indicadores adelantados, los próximos meses vendrán cargados de incertidumbre y estarán marcados por el fin de los vientos de cola que han impulsado el crecimiento en los últimos años. Por ejemplo, el Banco Central Europeo (BCE) acabará con las medidas extraordinarias, como el programa de compra de deuda (QE) y los tipos de interés en mínimos; en marzo se materializará el Brexit, habrá elecciones municipales y autonómicas en España en primavera y el precio del petróleo podría subir, aupado por las tensiones comerciales internacionales.