Información sobre vivienda y economía

Más problemas para el ladrillo: el mercado adelanta un freno en la inversión y una escasez de mano de obra

Pixabay
Pixabay

Pintan bastos para la construcción. A pesar de que es uno de los sectores que más se ha recuperado de la crisis y más está creciendo en términos de actividad e inversión, la ralentización empieza a hacerle mella.

En apenas dos días, las previsiones del Banco de España, de la patronal de las pymes y de la consultora Randstad han puesto el foco en el ladrillo, que se enfrenta a un enfriamiento de la inversión y a una escasez de mano de obra.

El supervisor financiero, sin ir más lejos, ha revisado a la baja su previsión de inversión en el sector. Cree que este año la formación bruta de capital fijo en el ladrillo crecerá un 2,3%, tres décimas más que el PIB, pero la mitad de lo que esperaba en el mes de junio De hecho, es la variable económica que ha sufrido el mayor recorte y se aleja del 6,6% registrado el año pasado. De cara a 2020, el organismo prevé un alza de la inversión del 3,9% y para 2021, de un 2,9%, cuatro y décimas menos, respectivamente.

A este jarro de agua fría se suma el mensaje de alerta que han mandado Cepyme y Randstad, que sitúan a la construcción entre las actividades que van a tener más problemas para encontrar mano de obra cualificada y no cualificada que se ajuste a sus necesidades.

Si el año pasado fue una de las ramas que generó más empleo en España, el informe de ambos organismos sostiene que “el mercado laboral español seguirá registrando un exceso de oferta total (tasa de desempleo), aunque se iría reduciendo hasta el entorno del 10%. Sin embargo, en términos cualitativos se podrían registrar algunos desajustes entre la oferta y la demanda de empleo. Las ocupaciones que en mayor medida podrían experimentar problemas de déficit de oferta serían la de los directivos, los trabajadores cualificados y no cualificados en la construcción y los profesionales y técnicos de las ciencias y la ingeniería”.

Además, la patronal de las pequeñas y medianas empresas y la consultora aseguran que, “a más largo plazo, aumentarán las tensiones en los colectivos de directivos, administrativos y empleados cualificados de la construcción”.

En el caso del ladrillo, dentro de una década el Índice de tensión laboral (la ratio entre la demanda por tipología de ocupación y la oferta total de empleo por ocupaciones) de los trabajadores cualificados de la constricción se situará en 206, frente al 86 esperado en el conjunto de la economía, mientras que, en el caso de los no cualificados, el índice se podría situar en 182. Solo los directivos estarían por delante con un índice de casi 466. 

Según explica el informe, cuanto más elevado sea este índice, mayores serán las dificultades que tendrán las empresas para encontrar trabajadores adecuados a sus necesidades. Y, para hacerse una idea de cómo ven los expertos los próximos años, basta repasar las previsiones del ITL a cinco y 10 años vista:

Ocupación ITL 5 años vista ITL 10 años vista
Directivos 158.6 465.8
Profesionales y técnicos sanitarios 77.7 75
Profesionales y técnicos de enseñanza 66.8 68.1
Profesionales y técnicos de ciencias e ingenierías 108.4 112.5
Profesionales y técnicos de ciencias sociales 87 85.7
Empleados administrativos 82.6 81
Empleados en hostelería y restauración 66.2 59.5
Empleados en comercio 82.9 75.4
Empleados en salud y servicios personales 90.1 90.7
Trabajadores cualificados del sector primario 88.1 79.5
Trabajadores cualificados en construcción 140 206.7
Trabajadores cualificados en industria 82.4 85.9
Trabajadores cualificados en transporte 81.9 74.2
No cualificados en sector primario 65.9 58.6
No cualificados en construcción 148.3 181.8
No cualificados en industria 88.1 98.9
No cualificados en servicios 93 95.3
Media 86.2 86