Información sobre vivienda y economía

Por qué Madrid recauda más por habitante si tiene la menor presión fiscal de España, según el IEE

La competitividad fiscal atrae las inversiones, impulsa la actividad, retiene el talento y evita la economía sumergida

Autor: Redacción

La Comunidad de Madrid se ha convertido en los últimos tiempos en el centro del debate tributario. Por un lado, el Gobierno quiere evitar que unas regiones sean más competitivas que otras en términos fiscales y evitar que haya un trasvase de empresas e inversiones hacia esos enclaves más atractivos, mientras que muchos expertos sitúan a la región como el ejemplo a seguir e insisten en que una subida de impuestos no es el único camino para aumentar la recaudación.

Uno de los principales defensores del sistema tributario de Madrid es el Instituto de Estudios Ecónomicos (IEE), que la semana pasada publicó un informe junto con el Consejo General de Economistas de España y la consultora PwC y cuya principal lectura es que una menor baja presión fiscal acaba dando mejores resultados a largo plazo en términos de ingresos públicos que una subida de impuestos. 

Madrid, de hecho, es la región española más competitiva en términos fiscales y, además, la que más recauda por habitante. El estudio, de hecho, sitúa a la comunidad a la cabeza de la OCDE en términos de competitividad fiscal, solo superada por países como Suecia, Lituania, Luxemburgo, Suiza, Nueva Zelanda, Letonia y Estonia.

Resultados por CCAA

Si nos centramos solo en España, descubrimos que, por detrás de Madrid, la región más competitiva en términos fiscales es el País Vasco, siendo las únicas del país que mejoran el promedio europeo. En cambio, Cataluña es la que que aplica la mayor presión fiscal a los contribuyentes. Y lo más curioso es que es Madrid quien lidera la recaudación por habitante.

"Comunidad de Madrid es, con diferencia, la región con una mayor recaudación por habitante relativa a estos impuestos sobre la renta personal y la propiedad, alcanzando el valor 163,6 (frente al valor 100 para España). Es decir, que Madrid recauda por habitante un 63,6% más que la media de España (con datos de 2018). Le siguen, por este orden, Cataluña, el País Vasco, Islas Baleares y Navarra, todos ellos con valores del indicador superiores a 120. En cambio, en el lado contrario, Extremadura es la región con una menor recaudación por habitante relativa a los impuestos mencionados, con un índice que se sitúa en el valor 52,9. También destacan Castilla-La Mancha, Canarias, Murcia y Andalucía, cuyo indicador de recaudación por  habitante se sitúa en un valor en torno a 65", explica el estudio del IEE.

Más inversión, actividad y talento, y menos economía sumergida

El documento también insiste en que "una fiscalidad normativa más favorable influye positivamente sobre la competitividad de los territorios, impulsando la inversión y el crecimiento económico de los mismos. También ayuda a captar y retener el talento, evitando deslocalizaciones de empresas y personas hacia otras regiones, lo que, unido al mayor crecimiento, deriva en un mejor comportamiento del mercado laboral, con tasas de paro más reducidas. Las menores tasas de desempleo y el mayor dinamismo de la actividad suelen ir asociados a menores ratios de economía sumergida, y estos menores niveles de economía sumergida están inversamente correlacionados con la recaudación tributaria".

Es decir, concluye el texto, "se da una mayor recaudación en las regiones con menores tasas de desempleo, sin que ello necesariamente conlleve un mayor esfuerzo fiscal, ya que el incremento de la recaudación viene derivado de un aumento de las bases y de un crecimiento de la participación en la tributación y no de un incremento de los tipos impositivos".