Información sobre vivienda y economía

Los notarios cifran en medio millón las moratorias hipotecarias que firmarán bancos y clientes: cómo hacerlo

Pixabay
Pixabay

Las moratorias hipotecarias que han lanzado los bancos por iniciativa propia están llegando a su fin. El próximo 29 de junio, si no se produce una ampliación de última hora, es la fecha límite para que los clientes que se han visto afectados por la crisis del coronavirus pueden solicitar a su entidad financiera un aplazamiento de la cuota del préstamo que pagan por su vivienda o por un inmueble afecto a la actividad económica de un autónomo (una oficina, un local, una nave...)

Esta alternativa, que complementa a la moratoria que aprobó el Gobierno durante las primeras semanas del estado de alarman y cuyo plazo para presentar solicitudes empezó el 6 de abril, podría traducirse en hasta medio millón de operaciones.

Según explica a idealista/news José Corral, decano del Colegio Notarial de Cantabria y portavoz del Consejo General del Notariado, “próximamente se va a empezar a firmar un porcentaje altísimo de moratorias hipotecarias sectoriales, que no van dirigidas solo a las personas vulnerables como las que aprobó el Gobierno. Se estiman decenas y decenas de miles de operaciones, y podríamos estar hablando de unas 400.000-500.000 en toda España”.

A diferencia de la moratoria diseñada por el Ejecutivo, que va dirigida a los colectivos más vulnerables y tiene unos requisitos muy exigentes, la moratoria motivada por la banca solo exige como requisitos haber entrado en un ERTE, haber perdido el empleo o haber sufrido una pérdida significativa de ingresos o un cese de actividad en el caso de autónomos. De hecho, la Asociación Española de Banca (AEB) detalla que “el acuerdo sectorial es de aplicación a personas que, a pesar de haber sufrido una reducción de ingresos y capacidad de pago con motivo del covid-19, no cumplan los requisitos para acogerse a las moratorias públicas”. Eso sí, la formalización de la hipoteca debe ser anterior al 14 de marzo de 2020.

Las cifras, de momento, hablan por sí solas. Los datos del Banco de España muestran que a cierre de mayo la banca habría aprobado cerca de 209.000 moratorias hipotecarias legislativa (la alternativa pública promovida por el Gobierno) y unas 260.500 solicitudes derivadas de las moratorias privadas.

"Desde el principio de la crisis los bancos están acompañando a las familias, con la prioridad de aminorar el impacto negativo de la pandemia. De esta forma han colaborado con las autoridades en las medidas tomadas y las han complementado con otras a nivel sectorial. La moratoria sectorial en los préstamos es una medida muy beneficiosa, puesto que amplia el número de familias y el plazo en el aplazamiento de los préstamos", insiste José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la patronal financiera.

La propuesta del sector es permitir al cliente pedir un aplazamiento de las cuotas de hasta un año (la moratoria legal establece tres meses), y el dinero adeudado puede devolverse de diferentes maneras. Por ejemplo, puede prorratearse en la cuota mensual que pagará el cliente una vez que termine la moratoria, o bien puede prolongarse la vida de la hipoteca en el mismo periodo temporal que se produzca la interrupción del pago.

Pero también se contemplan otras fórmulas. Como detalla el documento que publicó la patronal bancaria cuando se anunciaron estas moratorias, “la entidad de crédito podrá convenir con el deudor la forma y el plazo de devolución de las cantidades aplazadas, de manera que:

  • el importe aplazado se abone, bien distribuido durante un plazo igual al que restara del préstamo afectado, o bien se distribuya proporcionalmente entre las cuotas restantes del préstamo afectado hasta el vencimiento de la operación; o
  • el importe aplazado se satisfaga tras la fecha de vencimiento de la operación afectada en un número de meses equivalente a la duración de la moratoria, salvo que cliente y entidad hayan convenido satisfacerlo en otro plazo distinto;
  • se conceda un préstamo personal, en las mismas condiciones de la operación afectada por la moratoria, cuyas cuotas estarán de acuerdo con los plazos previstos en los subapartados anteriores”.

¿Y cómo se instrumentalizan estos acuerdos? Según la patronal bancaria, “en función del criterio de cada entidad adherida al acuerdo, el aplazamiento se formalizará mediante un nuevo préstamo personal, una modificación del préstamo hipotecario o personal existente, u otra fórmula financieramente equivalente y que, en todo caso, permita mantener a criterio de la entidad todas, o una parte sustancial, de las garantías existentes en la operación afectada”, y añade que, en cualquier caso, “su tipo de interés será el mismo que en la operación afectada por el referido aplazamiento”.

El banco prepara los documentos y acude al notario

La patronal bancaria asegura que las entidades son las responsables preparar los documentos concretos que, en su caso, se formalizarán con los clientes beneficiarios del acuerdo sectorial para documentar la moratoria. Y una vez que el hipotecado envía la solicitud y tiene una respuesta afirmativa por parte de su banco (está obligado a dar respuesta en un plazo máximo de 30 días desde la fecha de presentación de la solicitud junto con la documentación que cada entidad establezca en su página web), la moratoria hay que firmarla ante notario.

Según el decano de los notarios de Cantabria, en este caso es un representante del banco quien debe acudir a la notaría, sin que sea necesaria la presencia física del cliente. No obstante, para que la entidad acredite la operación, deberá llevar una documentación firmada por el cliente. "El mismo día de la autorización, el notario envía a través de la sede electrónica notarial la escritura pública electrónica al Registro para su inscripción", aclara Corral.

Cada banco adherido a este acuerdo sectorial (consulta aquí cuáles son) tiene en su página web la documentación necesaria para presentar esta solicitud, y puede considerar suficiente una declaración responsable del solicitante o exigir aquellos documentos acreditativos que considere pertinentes.