Información sobre vivienda y economía

Blackstone, Stoneweg y Unibail ayudan a que el ‘real estate’ español cierre un 2018 récord

Fuente: unsplash
Fuente: unsplash

El inmobiliario vuelve a cerrar un año frenético. En este ejercicio los actores del ladrillo en España han tenido tiempo para engordar sus carteras con la compra de activos trofeos, llevar a cabo fusiones de compañías, OPAs sobre sus principales competidores y operaciones corporativas de récord. Además, los operadores internacionales han seguido apostando por el mercado español, ya sea en el plano comercial con la apertura de nuevas macrotiendas, así como con la compra de inmuebles de la mano de capital extranjero. Blackstone, Stoneweg, Unibail Rodamco o Primark son algunos de los nombres que se cuelan en la lista de las principales operaciones de este año.

El fondo estadounidense Blackstone ha sido, sin lugar a duda, el protagonista del año en el negocio del ladrillo en España. El grupo ya gestiona una cartera de más de 20.000 millones de euros en el país y parece que su sed no se ha calmado aún y que le quedan operaciones por cerrar en los próximos meses.

Este año, Blackstone se ha despedido por la puerta grande al cerrar su última operación en el país con la compra de una cartera logística de Neinver por 300 millones de euros. Aun así, no fue esta la que le coronó como protagonista del año, sino que ha sido una carrera de fondo de negociaciones con distintos fondos, socimis o ‘family offices’ por engordar su cartera.

En los últimos doce meses, el grupo ha tomado el control de Hispania, para crecer en hoteles; se ha adueñado del 80% de Testa, para gestionar miles de viviendas en alquiler, así como la compra de la cartera industrial de Lar España, siendo el total de su inversión en España este año más de 4.000 millones de euros.

Pero no sólo de Blackstone ha vivido el ‘real estate’ español este año. Entre las operaciones más destacadas en el negocio comercial estos últimos doce meses se encuentra la protagonizada por la portuguesa Sonae Sierra, que se alió con el grupo inmobiliario eslovaco JT Real Estate para la compra de los centros comerciales Max Center, Valle Real y Gran Casa por 485 millones de euros, tal y como adelantó idealista/news. Hasta ahora, los activos eran propiedad de Sonae y CBRE GI.

Otra de las bombas del año vino de la mano del fondo sudafricano Vukile, que a través de su vehículo inmobiliario español Castellana Properties Socimi, compró cuatro centros comerciales al gigante europeo Unibail-Rodamco por 489 millones de euros. Castellana Properties, que en mayo se hizo también con el centro comercial Habaneras, sumará a su cartera de activos en España los complejos Bahía Sur, El Faro, Los Arcos y Vallsur, todos propiedad de la compañía francesa especializada en centros comerciales.

Pero no sólo de compraventas vive el negocio del retail en España. Dos han sido las tendencias que han marcado los últimos doce meses en el sector. Una de ellas es prácticamente nueva, y es la entrada de operadores de parques de medianas como Ikea, Leroy Merlin, Mediamarkt o Kiabi en el centro de las ciudades.

La segunda se repite desde hace varios años, y es la apuesta de los operadores de moda por la apertura de ‘macrotiendas’ en los ejes comerciales más calientes de las principales ciudades de España. Este año, sin duda, la operación más destacada ha venido de la mano de Primark. Tal y como adelantó idealista/news, la compañía de moda 'low cost' abrirá su flasghip store en el número 23 de Plaza Cataluña, en un edificio propiedad de la gestora de fondos IBA Capital y que hasta ahora estaba ocupado por el grupo de grandes almacenes El Corte Inglés. La cadena irlandesa, que ya ha iniciado las obras, ocupará los 7.393 m2 del inmueble.

Y del negocio del ‘retail’ al residencial y las operaciones corporativas. En la recta final del año se cerraron una de las operaciones más llamativas del año: el fondo hispano-suizo Stoneweg compró a Dragados un suelo residencial por 130 millones de euros, la operación más cara de la historia de Madrid, tal y como adelantó idealista/news. El suelo, ubicado en el Paseo de la Dirección 246 de la capital, cuenta con 40.000 m2 donde se levantarán dos torres de viviendas de lujo que se venderán a 6.000 euros el m2.

También en el plano residencial, Värde llevó a cabo una operación corporativa que dio como resultado a un nuevo gigante promotor en España. El fondo estadounidense Värde fusionó el pasado octubre a sus dos promotoras inmobiliarias Vía Célere y Aelca para crear un gigante inmobiliario. Ambas compañías firmaron un acuerdo que dio como resultado un grupo con una cartera de suelo conjunta de cerca de tres millones de m2 y tienen capacidad para levantar más de 26.000 viviendas.

Así, de la fusión de ambas compañías nace un grupo con una de las mayores carteras de suelo de España, solo por detrás de Metrovacesa. Además, según expertos del sector, este movimiento podría ser el detonante para animar la consolidación de este negocio en 2019, ya que actualmente está muy atomizado.

Bancos: año récord desinversión inmobiliario del año

En cuanto a las entidades bancarias y su negocio en el ladrillo, este año pasará a la historia como el de la desinversión inmobiliaria por excelencia, duplicándose el récord de 2017, de 51.000 millones de euros. Con el estallido de la burbuja y los impagos de constructoras, inmobiliarias y familias, los balances de las entidades se llenaron de activos y préstamos de dudoso cobro, algo que han tardado varios en poder borrar de sus cuentas.

Caixabank, llevó a cabo antes de verano la venta al fondo de inversión estadounidense Lone Star de 12.800 millones de euros en activos inmobiliarios adjudicados y el 100% del capital social de Servihabitat, siguiendo también con otra de las tendencias del año: la venta de las inmobiliarias de los bancos siguiendo los pasos de BBVA con Anida.

Intrum, especializada en gestión de crédito y activos, ha aprovechado esta ola de operaciones corporativas en las áreas inmobiliarias de los banco y despidió el año acordando con Banco Sabadell la compra de Solvia Servicios Inmobiliarios, por un valor de 300 millones de euros aproximadamente. La transacción se cerrará durante el primer trimestre de 2019.

Cerberus, el amigo de la banca

Y si Blackstone ha sido uno de los aliados de grupos inmobiliarios en España, Cerberus ha sido el del sector financiero. En septiembre, el fondo de inversión mostró su poderío al comprar a Banco Santander una cartera compuesta por 35.700 inmuebles residenciales, incluyendo viviendas, garajes y trasteros, por un importe de 1.535 millones de euros. Tras la operación, los activos estarán gestionados por Haya Real Estate, filial inmobiliaria de Cerberus.

Pero no sólo con el Santander cerró acuerdos. En julio, Sabadell alcanzó un acuerdo similar con el fondo: anunció el traspaso de unos activos con un valor bruto de 9.100 millones de euros a una sociedad de la que se quedará con un 20%, mientras que el fondo controlará el 80% restante. 

Pero el primer pacto que vimos de este tipo fue el que selló a finales del año pasado con BBVA. En su caso, el acuerdo contemplaba la venta por parte del banco de 12.000 millones de euros brutos en activos a una sociedad en la que Cerberus lleva las riendas y la entidad es una participada.

Con estas operaciones, los bancos prácticamente dan carpetazo al ladrillo tóxico que heredaron durante la crisis y sitúan a 2018 como un año récord en la venta de activos adjudicados y préstamos morosos.