Información sobre vivienda y economía

El BCE decepciona al mercado con su plan contra el coronavirus y el Ibex sufre la mayor caída de la historia

Gtres
Gtres

Todo el mercado estaba pendiente del Banco Central Europeo (BCE), el organismo que logró eliminar las dudas sobre la supervivencia del euro en plena crisis de deuda soberana en 2012, pero no ha podido controlar el pánico de las bolsas ante la expansión global del coronavirus. De hecho, las medidas que ha anunciado la máxima autoridad monetaria y financiera en la eurozona han terminado de poner la puntilla a un mercado sumido en el pánico.

La institución dirigida por Christine Lagarde ha anunciado un paquete de medidas encaminadas a limitar el impacto económico del coronavirus y garantizar la estabilidad financiera y la liquidez en la zona de la moneda común. Ha puesto en marcha un nuevo programa de financiación a largo plazo con el objetivo de ofrecer liquidez inmediata y apoyo a la banca y ha anunciado un incremento en las compras de activos (QE)  de hasta 120.000 millones de euros. Sin embargo, no ha tocado los tipos de interés, que se mantienen en el 0%, y tampoco ha movido la tasa de depósitos, que es el interés que cobra a los bancos por guardar su excedente de liquidez (está en el 0,5%). 

"El coronavirus está demostrando ser un shock significativo para nuestras economías. Los bancos deben estar en condiciones de continuar financiando hogares y empresas que experimenten dificultades temporales. Las medidas de supervisión acordadas buscar apoyar a los bancos para que sirvan a la economía y abordar los desafíos operativos, incluida la presión sobre su personal", ha explicado el organismo europeo. 

Sin embargo, la reacción de las bolsas no se ha hecho esperar y han dado la bienvenida a las medidas con unas caídas históricas. El Ibex 35, principal indicador de la bolsa española, que llevaba toda la sesión cotizando con descensos de entre el 5% y el 7%, ha entrado en barrena a las 13.45 horas, justo cuando el BCE ha hecho públicas sus medidas. 

Infobolsa
Infobolsa

A las 15.00 horas, apenas 75 minutos y mientras el organismo está explicando cuál es su plan contra el coronavirus, el índice ya se dejaba más de un 11% y ha terminado la jornada con un descenso del 14,06%, hasta quedarse en 6.390 puntos. Se trata del peor resultado de la historia, superando el batacazo del día que se conoció la victoria del Brexit en el referéndum que realizó Reino Unido (el 24 de junio de 2016 se dejó más de un 12%).

Cinco Días
Cinco Días

Tras este desplome y los descensos acumulados en las últimas sesiones, el Ibex cotiza por debajo de los 7.000 puntos por primera vez desde julio de 2012, cuando la crisis de la deuda soberana que dejó a España al borde del rescate. 

BME
BME

FechaCaída (%)Motivo
12 de marzo de 2020-14.06Coronavirus
24 de junio de 2016-12.35Brexit
10 de octubre de 2008-9.14Crisis financiera
22 de octubre de 2008-8.16Crisis financiera
9 de marzo de 2020-7.96Coronavirus

Además del Ibex, todas las principales plazas europeas también han cerrado con caídas no vistas hasta ahora. El índice Dax alemán y su homólogo francés (Cac) se han desplomado más de un 12%, mientras que la bolsa de Londres (cuyo principal índice es el Ftse 100) se ha dejado un 10,9% y Wall Street ha vivido su peor jornada desde el crack de 1987.

Qué opinan los expertos

Esta sangría se debe a que las medidas que ha tomado el BCE han defraudado al mercado. "El BCE necesitaba dar una señal de tranquilidad y no lo ha hecho. El mercado esperaba unas medidas más contundentes dada la actual situación y el Ibex-35 pierde más terreno mientras se encamina, desde un punto de vista técnico, hacia una zona crítica (los 6.850-6.900 puntos)", explica Javier Molina, analista de eToro.

En esa misma línea, Pimco, el mayor inversor en bonos del planeta, cree que "el BCE se ha quedado corto". En concreto, Andrew Bosomworth, Head of German Portfolio Management de PIMCO, sostiene que "como era de esperar, los principales elementos del paquete de flexibilización del BCE se centraron en proporcionar liquidez a una economía real a través de operaciones adicionales de financiación a plazo, así como a respaldar la demanda agregada general a través de compras de activos netos adicionales" y añade que "la reacción inicial en los mercados fue negativa, lo que pone sobre la mesa tanto las altas expectativas puestas en el BCE como la fragilidad del entorno actual del mercado".

En lo que respecta a la mayor caída del Ibex respecto a otras plazas europeas, Ricardo González, gestor de GPM International Capital, detalla que "dentro del innegable escenario negativo mundial, el mercado español tiene un hándicap que juega más si cabe en su contra y es el lastre del sector financiero, que 'pesa' mucho dentro del Ibex 35. El contexto actual de tipos extremadamente bajos es especialmente nocivo para este sector porque afecta a sus márgenes de beneficio y eso ha convertido al mercado español en débil desde hace años con respecto a otras bolsas mundiales. Esta situación ha ocasionado que cuando la renta variable global ha subido durante los últimos años, el mercado español haya subido menos. De igual forma, ahora que el mercado global cae, el doméstico está entre los que más bajan". 

También hay expertos que no entienden por qué el mercado ha reaccionado de forma tan brusca, cuando el escenario actual no puede frenarse ni con una bajada de tipos, ni con inyecciones multimillonarias. 

"El BCE ha hecho lo mismo que ha hecho siempre y ha tenido que calibrar el peligro de situar los tipos de interés en negativo, porque con esa decisión podría llevarse por delante a banca de la eurozona. El problema fundamental es que la bolsa está reaccionando ante unas expectativas de una recesión económica y un freno en la cadena de producción global. Y ninguno de estos problemas los puede resolver un banco central o un gobierno con políticas fiscales. La solución es que se encuentre una vacuna, porque a un shock vírico no le frenas con políticas monetarias", explica a idealista/news Daniel Lacalle, economista jefe de la sociedad de valores Tressis y uno de los economistas españoles más influyentes del mundo

Desde Natixis IM también defienden las medidas que ha tomado el guardián del euro. Su estratega jefe, David Lafferty, explica que "el mercado está decepcionado porque esperaba un recorte de tipos, pero Lagarde ha tocado todas las teclas correctas, incluyendo más compras de deuda (QE) y creando una estructura doble de tipos para las operaciones de liquidez a los bancos. Esto ha sido esencial, porque crea el entorno favorable para que los bancos presten y las empresas se endeuden, sin castigar a los ahorradores. Y lo que es más importante; el BCE se ha mantenido firme contra la noción equivocada de que unos tipos más bajos pueden resolver todos los problemas económicos y la estrategia ha sido apoyar a la economía mundial, y no limitarse simplemente a dar apoyo a las bolsas”.