Información sobre vivienda y economía

El sector de las residencias de estudiantes crece en pleno covid y sumará casi 14.000 plazas hasta 2023

El número de plazas creció casi un 4% en 2020 y podría alcanzar un total de 111.000 unidades entre este año y el próximo

Pixabay
Pixabay

El sector de las residencias de estudiantes en España ha logrado esquivar el golpe del covid-19. A pesar de que han tenido que afrontar unos menores niveles de ocupación y han registrado una caída de ingresos en plena pandemia, el interés por desarrollar y financiar más proyectos no se ha resentido. De hecho, ha logrado crecer.  

Según un estudio publicado por la consultora JLL y Bolsas y Mercados Españoles (BME), que se nutre de datos procedentes del INE o la empresa especializada en análisis DBK, el número total de centros y la oferta de plazas en colegios mayores y residencias universitarias aumentó durante el año pasado, acentuando así la tendencia de sensible crecimiento de los últimos años.

A finales de 2020 existían en España 1.053 centros, de los cuales la mayor parte eran residencias universitarias (un 83% del total), mientras que el resto corresponden a colegios mayores. El número de centros se ha incrementado un 1,2% respecto al año anterior, con un ligero y exclusivo aumento (1,5%) de las residencias universitarias. El número de camas en España aumentó un 3,8% en 2020 en colegios mayores y residencias universitarias, hasta las 97.290 camas en total".

El impulso de este nicho inmobiliario empezó a coger velocidad hace unos años. Y, como afirma el estudio, “desde 2017 el número de centros se ha incrementado en 35 unidades y 7.732 plazas. En concreto, el número de camas se ha incrementado un 12% en residencias universitarias, mientras que en colegios mayores ha descendido un 1%”.

Actualmente, Madrid es la autonomía con más plazas de todo el país, al aglutinar un 22,3% del total, según los datos de DBK. Un paso por detrás se encuentran Cataluña (15,7%), Andalucía (14,3%) y Castilla y León (12,4%). Solo entre estas comunidades se concentra el 65% de la oferta total en España.

En el resto del país el peso de cada región ya es de un solo dígito. Comunidad Valenciana (7%), Galicia (5,8%), el País Vasco (4%), Aragón (3,8%), Castilla-La Mancha (3,6%) y Navarra (3,1%) también están entre las que cuentan con más plazas para estudiantes, mientras que Cantabria, La Rioja y Baleares suponen entre un 0,7% y un 0,5% del total, respectivamente. En la parte baja de la tabla también se encuentran Extremadura (2,4%), Canarias (1,5%), Asturias (1,3%) y Murcia (1,2%).

Nuevo aumento de plazas a la vista

Tras el leve crecimiento registrado en plena crisis del coronavirus, los avances en la vacunación y la mejora de la ocupación de las residencias en el inicio del curso 2020/21 permiten anticipar un moderado aumento de los ingresos en el conjunto de 2021 y en 2022, una vez superados los efectos más adversos derivados de la pandemia.

“Así, a corto plazo se espera que continúe la tendencia de crecimiento de la oferta, con la puesta en marcha de un gran número de nuevos proyectos. Para finales de 2022, se estima que la oferta total en residencias de estudiantes se sitúe en 111.000 plazas, un 14% más que en 2020”, recalca el estudio. En concreto, entre este ejercicio y el próximo las residencias podrían sumar 13.710 nuevas plazas en toda España.

Esta previsión de crecimiento se sustenta en varios factores. Por ejemplo, el potencial crecimiento de la población residente en España con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años. Según el INE, la población en edad de cursar estudios universitarios se incrementará cerca de un 13% entre 2021 y 2031.

También será un revulsivo el creciente acceso de los jóvenes a la formación superior (en 2020, un 47% de los jóvenes de entre 25 y 34 años tenía estudios superiores, un 2,3% más que un año antes), así como “las implicaciones a largo plazo contemplan el aumento en el número de estudiantes internacionales y el impulso al programa Erasmus, programas de enseñanza digital mejorados, oportunidades de consolidación para los mayores propietarios de residencias de estudiantes o la resiliencia financiera de las universidades más estrechamente alineadas con el alojamiento”, aclara el estudio.

Así, el documento insiste en que “el mercado de las residencias de estudiantes continuará al alza en los próximos años apoyado en el incremento continuado del número de jóvenes que desean cursar estudios superiores y las tendencias demográficas favorables. Todo ello tendrá un impacto positivo en la necesidad de alojamiento”.

La apuesta de los inversores por este tipo de inmuebles es una constante en toda Europa. De hecho, un estudio de la consultora PwC y Land Urban Institute publicado a principios de año situaba a las residencias de estudiantes entre las alternativas más atractivas para la inversión inmobiliaria, por delante de activos más los hoteles, los locales ‘high street’, los centros comerciales urbanos, los parkings, las oficinas en ciudades secundarias, los parques empresariales y hasta el formato de oficinas flexibles conocido como ‘coworking’.

Como muestra de este interés, basta recordar el plan de inversión anunciado por el fondo EQT y la promotora Grupo Mayoral en mayo, basado en la creación de una 'joint venture' para invertir más de 300 millones de euros en residencias de estudiantes en España y con el objetivo de, en última instancia, ampliar la inversión hasta 500 millones de euros. 

Otro ejemplo más reciente lo ha protagonizado el fondo belga de inversión inmobiliaria Xior Student Housing, especializado en viviendas para estudiantes en Bélgica, Países Bajos, España y Portugal, que ha lanzado una oferta pública de adquisición sobre la socimi española de viviendas para estudiantes Student Properties Spain (SPS) por un máximo de 58,4 millones de euros. Y también se está acelerando la compraventa de residencias en ciudades como Málaga, Sevilla o Madrid.