Información sobre vivienda y economía

Open Sky cancela su apertura por la crisis del coronavirus

Open Sky.
Open Sky.

La promotora francesa del centro comercial Open Sky ha decidido retrasar la apertura prevista para el mes de abril ante la crisis que ha generado el coronavirus. La obra continuará abierta, pero no al mismo ritmo y por eso han decidido posponer el estreno de este gran complejo de ocio localizado en Torrejón de Ardoz (Madrid) hasta después del verano. El objetivo es abrir las puertas a lo largo del segundo semestre de 2020, según un comunicado oficial emitido por la compañía.

Nuevo revés para Open Sky. El centro comercial que pretende revolucionar el ocio madrileño debe de retrasar de nuevo su apertura tras el estado de alarma declarado por el Gobierno por la crisis del Covid-19. Esta es la tercera vez que el promotor tiene que cancelar la apertura, aunque en este caso se trata de una situación externa a la compañía y de fuerza mayor. Phalsbourg mantendrá abierta la obra, ya que la ejecución de obras no es una de las actividades que se ha prohibido realizar durante la vigencia del Estado de Alarma; pero, siguiendo las instrucciones de las autoridades, ya ha extremado todas las medidas de seguridad para evitar la propagación del coronavirus. Asimismo, la compañía ha facilitado a las empresas contratadas la posibilidad y libertad de interrumpir temporalmente sus trabajos en las obras del futuro Centro Comercial y de Ocio de Torrejón de Ardoz (Madrid), sin perjuicio para las mismas.

Raphael Martin, presidente de Compañía de Phalsbourg, ha señalado que “vivimos un momento en el que, por encima de todo, debemos priorizar la seguridad y la salud de nuestros trabajadores y de las empresas contratadas para la realización del centro comercial. Se trata de una situación extraordinaria que requiere medidas extraordinarias, y debemos estar comprometidos con la sociedad”.  Martin ha asegurado también que “inevitablemente, todas estas medidas nos obligan a posponer unos meses la fecha de apertura del centro comercial, pero nuestro deseo, y así será, es que la inauguración se lleve a cabo en la segunda mitad del año, y para ello trabajaremos al 100% en cuanto la situación lo permita.”

El presidente de Compañía de Phalsbourg ha expresado su máximo apoyo a toda la ciudadanía en general, y a los afectados por el coronavirus en particular, deseando su pronta recuperación: “Esperamos de corazón que esta situación termine lo antes posible y podamos recuperar nuestra vida con normalidad. Estamos seguros de que, si seguimos las indicaciones de las autoridades, como ya estamos haciendo, saldremos pronto de ella”, ha afirmado en un comunicado de prensa.

La opera y el teatro tendrán que esperar

Open Sky pretende aterrizar en un contexto donde todas las compañías buscan distinguirse del resto de centros comerciales. Ir a este tipo de recintos ya no sólo obedece a una necesidad de comprar. De hecho, el ‘retail’ pierde cada vez más peso. Son el ocio y otro tipo de servicios los que acaparan toda la atención mediática y los que sirven de reclamo para atraer a los visitantes. “Es una nueva vida de los centros comerciales”, afirmó Martin en una entrevista con idealista/news.

En esta nueva idea basada en el lema ‘life style’, Phalsbourg cimentará su apuesta en la cultura. Porque la intención de la compañía francesa es que el cliente no sólo venga a gastar dinero en ropa, en artículos tecnológicos, en comida… también pretende que el usuario pueda disfrutar (gratis) de una ópera, un concierto o de una representación teatral en el mismo centro comercial. Un concepto que será posible gracias a un escenario y un anfiteatro separados por un lago central navegable de 12.500 m2.

A pesar de querer diferenciarse de la competencia, no hay que olvidar que Open Sky no deja de ser un centro comercial. Y como tal ha de ofrecer a sus visitantes una interesante oferta en ‘retail’ y en restauración. En este sentido, Martin explica que el complejo contará con 114 tiendas y 32 restaurantes con marcas como Mango, VIPS o Fnac. Además, la presencia de un coworking (todavía sin operador) ha animado a los propietarios a abrir un local “más enfocado a comida de negocios con un menú que oscile entre los 30 y los 40 euros”, según afirman desde la compañía. Además, una clínica Asisa y una guardería darán cobertura sanitaria y educación al complejo. El ocio correrá a cargo de cadenas como Cinesa (11 salas de cine) y de Urban Planet con sus colchonetas para adultos. Por su parte, un túnel del viento y una tirolina harán las delicias de los más aventureros.