Información sobre vivienda y economía

Nueva York y San Francisco prohíben alquilar apartamentos turísticos por menos de un mes

panorámica de manhattan desde el top of the rock de Rockefeller center
Autor: @dmontero

A partir de la próxima primavera (desde el 1 de mayo de 2011) queda prohibido alquilar un apartamento en nueva york y/o san Francisco por periodos inferiores a un mes. La medida, tomada este verano por la presión de los lobbies hoteleros, impedirá que los turistas que viajen a dichas ciudades puedan alquilar legalmente un apartamento a no ser que vayan a vivir en él más de un mes. El alquiler de casas vacacionales era una forma de abaratar el viaje a nueva york por parte de numerosos viajeros
 
Desde hace meses había una gran lucha entre los hoteleros y los dueños de apartamentos turísticos en nueva york. Los primeros tachaban a los segundos de realizar prácticas ilegales porque, entre otras cosas, no pagan impuestos. Tras grandes presiones, el estado de nueva york y san Francisco promulgaron una ley que ilegaliza dicha actividad si el alquiler es por cortos periodos de tiempo
 
Entre las razones esgrimidas para tomar la medida están que los alquileres por cortos periodos de tiempo causaban problemas en edificios donde debían convivir turistas con habitantes permanentes. Por otro lado, señalan que dichos inmuebles podrían ser alquilados a habitantes de la propia ciudad porque hay una gran carencia de apartamentos, pero que antes se terminaban siendo ocupados por turistas que se quedaban pocos días
 
El alquiler de apartamentos turísticos es una opción económica y práctica utilizada por muchos viajeros alrededor del mundo. En muchos casos, familias con niños o grupos de amigos prefieren este tipo de alojamiento en sus viajes frente a los hoteles. En primer lugar, por temas de presupuesto, pero también por estar en un alojamiento más parecido a tu propia vivienda
 
Caso catalán
 
En España, no hay movimientos en este sentido, pero recientemente la generalitat aprobó un decreto en catalunya que obliga a los dueños a solicitar una licencia municipal. Esto abre la puerta al cobro de un impuesto, aunque de momento no se ha producido. Igualmente, los propietarios ya no tendrán que alquilar su casa de vacaciones por una agencia, sino que pueden hacerlo de forma propia aunque por no más de tres meses. También las comunidades de propietarios podrán impedir que un piso tenga fines turísticos, aunque para ello será necesario el acuerdo de cuatro quintas partes, si los estatutos no establecen otra mayoría
 
El conseller de innovació, universitats i empresa, Josep huguet, afirmó que el nuevo decreto “ofrece más garantías al usuario, al propietario, a los vecinos, al municipio y más transparencia cara a la administración”. Los municipios podrán hacer aflorar actividad económica y la agencia tributaria tendrá más herramientas para luchar contra el fraude fiscal
 
La generalitat calcula que hay unas 500.000 viviendas susceptibles de ser apartamentos turísticos, aunque solo hay 23.000 registrados en las empresas intermediarias. Eso no significa que todas las restantes sean fraudulentas, sino que podían tener otro tipo de contrato, por ejemplo según la ley de arrendamientos urbanos (lau)