Información sobre vivienda y economía

Un juez de Madrid impide al centro comercial Plenilunio ejecutar el aval de un local por impago

Sostiene que la ejecución conduciría a la quiebra del negocio y respalda la aplicación de la cláusula 'rebus' al tratarse de una situación excepcional

Plenilunio.klepierre
Plenilunio.klepierre
Autor: Redacción

Ya se ha conocido la primera sentencia judicial sobre el enfrentamiento entre centros comerciales y sus inquilinos por las consecuencias económicas derivadas del covid-19. Y el fallo se inclina a favor del arrendatario.

El juzgado número 74 de Madrid ha prohibido a Klépierre, el gigante francés de los centros comerciales y dueño desde 2015 del centro Plenilunio, uno de los más grandes de la capital, que ejecute el aval a un local de restauración que no ha pagado el alquiler por la crisis del coronavirus. 

El juez ha dado la razón al inquilino, al entender que dicha ejecución y su entrada en un listado de morosos condenarían al negocio a la quiebra, al no poder acceder a financiación. Además, el juzgado sostiene que la pandemia ha alterado el marco del contrato del alquiler, por lo que avala la activación de la famosa cláusula 'rebus sic stantibus', dada la situación de excepcionalidad.

Recordemos que, si hay un incumplimiento de las obligaciones del contrato en una situación normal, la parte incumplidora será responsable y sufrirá penalizaciones o deberá indemnizar económicamente a la parte cumplidora. Sin embargo, el Código Civil recoge una excepción: nadie responderá de aquellos sucesos que no hayan podido preverse o que, previstos, sean inevitables, como es una crisis sanitaria. 

Así, la justicia respalda las medidas cautelares solicitadas por el local comercial (no ejecutar el aval y no ser incluido en un fichero de morosidad) e impide a Klépierre la posibilidad de reclamar a su inquilino garantías por el impago.

La sentencia ha sido aplaudida por la Plataforma de Afectados por el Covid-19 en centros comerciales de España (PAC), asociación creada para defender a los pequeños negocios en un momento de desplome de ingresos, y cuya principal petición es que los propietarios de los centros adecúen las rentas a la situación. En su opinión, es la única medida que puede impedir el cierre de muchas pequeñas tiendas. 

Por otro lado, los centros comerciales no terminan de remontar el vuelo. A pesar de haber recuperado afluencia de visitantes desde que empezó la desescalada, el verano ha elevado de nuevo la caída hasta el entorno del 40%, según la gestora de activos holandesa MVGM.

En los últimos meses, la mayoría de los grandes 'retailers' está pactando una rebaja de las rentas de los alquileres, aunque algunos gigantes como Klépierre todavía no están aplicando bajadas generalizadas de los alquileres. Por eso, todo apunta a que llegarán más conflictos similares a los juzgados y, según los expertos, podríamos asistir a un aluvión de demandas por la falta de acuerdo entre las partes.