Información sobre vivienda y economía
cambiar de vivienda habitual no está reñido con seguir desgravando por la hipoteca

Cómo seguir desgravándome si cambio de vivienda habitual

Autor: Elena

Una de las preguntas más repetidas en nuestro consultorio gratuito de vivienda es qué ocurre con la desgravación de la vivienda habitual y/o la hipoteca si decido cambiar de casa. Entre los motivos están desde un cambio de vivienda voluntario a uno forzoso por un traslado laboral. La duda es si puedo aplicarla a la segunda vivienda comprada, ya que la primera deja de ser mi vivienda habitual y en caso afirmativo, qué requisitos se deberían cumplir

Si este es tu caso, has de saber que la desgravación por vivienda en propiedad no se pierde con el cambio de residencia, pero que sí hay ciertas consideraciones que debes tener en cuenta

¿Qué se entiende por vivienda habitual?

La primera cuestión importante es qué se entiende por vivienda habitual, ya que sólo lo gastado en ella dará derecho a desgravación (nunca segundas residencias). Para que una vivienda sea considerada como habitual por hacienda, y por tanto, dé derecho a desgravar, ha de cumplir dos requisitos: que se convierta en tu domicilio antes de un año desde que la compres y que continúes viviendo en ella durante al menos tres años, es decir, que durante este tiempo no podrás alquilarla ni ceder su uso a un tercero sin que hacienda te reclame el dinero que te has desgravado hasta entonces (salvo casos justificados como cambio de empleo, separación matrimonial, u otras causas justificadas)

¿Y qué pasa si cambio de vivienda habitual?

Si después de más de tres años pagando una hipoteca y desgravándote por ella decides cambiar de casa y comprar una nueva vivienda sin vender la anterior, dejarás de poder desgravarte por la primera desde el momento en que constituyas tu residencia habitual en el nuevo inmueble. Eso sí, pasarás a poder desgravar por los gastos que te suponga tu nueva casa, aunque no desde el primer euro. Esta última puntualización es quizás la más importante de todas  

Cuando se compra una casa para vivir en ella habiendo tenido con anterioridad otra distinta, también en propiedad, hacienda no permite desgravar dos veces por las mismas cantidades. Es decir, no se puede desgravar por lo aportado a la casa nueva hasta que el dinero invertido en ella exceda de las cantidades que ya hayan tenido derecho a deducción.  Por ejemplo, si a lo largo de los años has desgravado en concepto de vivienda habitual  50.000 euros y compras una nueva casa (siempre que ésta segunda pase a ser tu residencia habitual), no podrás desgravarte por los primeros  50.000 euros que gastes en ella, ya que el “beneficio fiscal” sobre ese dinero ya lo disfrutaste en la compra anterior. En resumen, sólo podrás desgravarte cuando hayas invertido en la segunda 50.001 euros y sólo por los euros adicionales a la cantidad inicial

¿Y si vendo la primera vivienda?

Si vendes la que ha sido tu vivienda habitual para comprar otra debes saber varias cosas. La primera que si no quieres pagar impuestos a hacienda por el dinero de la venta deberás reinvertir esta cantidad en la compra de tu nueva vivienda habitual en un máximo de dos años. Además, deberás comprar una  casa  más cara  que la primera. Si cumples escrupulosamente con estos puntos no tendrás que pagar impuestos por el dinero que consigas con la venta, ya que se considera exento por tratarse de reinversión en vivienda habitual.  Una vez que hayas reinvertido ambas cantidades (inversión anterior más plusvalías) en la nueva casa podrás empezar a volver a desgravarte por tu nueva casa y/o hipoteca

En nuestro ejemplo, si la venta de la primera vivienda habitual se produce por 100.000 euros e implica una ganancia patrimonial de 30.000 euros para el propietario, éste no podrá desgravarse por la nueva casa por los primeros 80.000 euros que destine a ella (el resultado de sumar los 50.000 euros que se había desgravado con anterioridad en la otra vivienda habitual   más los 30.000 euros que ha obtenido de plusvalía por la venta

En resumen, cambiar de casa no implica perder el derecho a deducir por vivienda, pero sólo si se trata de tu residencia habitual y por las cantidades 'nuevas' que destines a este concepto y que no hayas desgravado previamante
 

Publicidad

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail