Información sobre vivienda y economía

Las propuestas sobre vivienda del nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Gtres
Gtres

La moción de censura presentada contra Mariano Rajoy ha permitido a Pedro Sánchez llegar a la presidencia del Gobierno. El secretario general del PSOE habló poco de su programa político durante sus intervenciones en el Congreso, salvo para prometer mantener los Presupuestos Generales de 2018 aprobados por el PP. Aquí desgranamos sus medidas en materia de vivienda: volver al alquiler de 5 años, ampliar el parque público y recuperar desgravaciones relacionadas con la vivienda.

Pedro Sánchez es el nuevo presidente del Gobierno tras salir adelante la moción de censura presentada contra Mariano Rajoy con 180 votos a favor de la destitución del presidente del PP, avalados por los diputados socialistas, más Podemos ERC, PDeCAT, PNV, Compromis, Bildu y Nueva Canarias.

Durante las diversas intervenciones del candidato Pedro Sánchez durante la moción de censura no ha hablado mucho de su programa político, salvo que va a mantener los Presupuestos Generales de 2018 aprobados hace apenas una semana por el PP, con el apoyo de Ciudadanos y PNV. Expertos y economistas afirman que este cambio político genera incertidumbre, pero no afectará a la economía española.

Pero aquí vamos a hablar de las medidas sobre vivienda que el PSOE ha prometido aplicar si llegaba al Gobierno, algo que acaba de hacer. Hace apenas dos meses y medio el PSOE registró una proposición de Ley en el Congreso para controlar la subida de precios del alquiler. Entre las medidas se encontraba volver a reformar la LAU retomando el mínimo de 5 años, desgravaciones fiscales para inquilinos y de hasta un 100% para los propietarios que ofrezcan rentas asequibles, referenciadas por los ayuntamientos. 

Unas medidas que, en teoría, tendrán que esperar al menos un año, ya que Pedro Sánchez se ha comprometido a mantener los presupuestos de 2018 aprobados previamente en el Congreso (y a falta de su confirmación en el Senado) bajo el Gobierno del PP de Rajoy.

Las propuestas de este Plan de Vivienda de los socialistas pasan por mejorar el alquiler pasan por volver a reformar la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU); incentivos fiscales tanto para inquilinos como propietarios; cambios en la Ley del Suelo para aumentar el parque de viviendas en alquiler; modificaciones en la Ley de Enjuiciamiento Civil para controlar los desahucios del alquiler. 

Resumimos los principales puntos de la proposición de Ley presentada ante el Congreso: 

Reforma de la Ley de Arrendamiento Urbanos 

  • Los contratos de arrendamiento tendrán hasta 5 años de vigencia (más 3 años de prórroga anual). 

  • La subida de la renta estará sujeta de nuevo a la evolución del IPC. 

  • Fianza obligatoria de un mes, y se limitan las fianzas o avales adicionales en función de la renta de alquiler. Por debajo de 750 euros, se limita a un máximo de dos meses. Entre 750 y 1.200 euros, tres meses como máximo. Por encima de 1.200 euros, se tendrá que pactar entre las partes. 
  • Para que el propietario pueda disponer de la vivienda alquilada para sí o para su familia, deberá hacerlo constar en una cláusula a la firma del contrato. 
  • El inquilino no tendrá que irse de la vivienda por causas ajenas al cumplimiento de sus obligaciones como, por ejemplo, una ejecución hipotecaria. Si hay un nuevo propietario, el inquilino tiene derecho a permanecer en la vivienda al menos los cinco primeros años del contrato. 
  • Se elimina la obligatoriedad de registrar el contrato en el Registro de la Propiedad. En los casos en el que el propietario venda la casa alquilada, el inquilino podrá seguir viviendo en ella durante el plazo de vigencia del contrato. 
  • Desahucios de alquiler e impagos de la renta seguirán los trámites judiciales. Las disputas de menos valor se podrán agilizar en juicios menores para agilizar procedimientos. 
  • Se diferencia entre el alquiler de temporada y la cesión de la vivienda de corta duración (alquiler turístico). El arrendamiento de temporada será de 15 días o más y sin servicios y se regulará por LAU. La cesión temporal será para arrendamientos inferiores a 15 días con servicios análogos a los hoteleros y quedará fuera de la LAU. 

Incentivos fiscales a propietarios 

  • Se aumenta la desgravación por compra de vivienda en el IRPF. Si un particular vende una vivienda y compra otra para destinarla al alquiler durante los siguientes 10 años, las ganancias de la venta de la primera casa quedarán excluidas en el IRPF. 
  • Se creará un sistema público de precios de alquiler de referencia por distritos (o barrios). Los propietarios que quieran beneficiarse de hasta un 60% de reducción en el IRPF del alquiler no podrán arrendar por precios superiores a los referenciados por los ayuntamientos. 
  • La excepción aumentará un 10% adicional Ss el propietario realiza obras en la vivienda destinadas a la eficiencia energética para mejorar dos categorías o más en el certificado energético. 
  • La desgravación puede llegar al 100% si además alquila la vivienda a jovenes de entre 18 y 30 años con ingresos bajos. 

Incentivos fiscales a inquilinos 

Se recupera la desgravación estatal del alquiler, para los arrendatarios con una base imponible inferior a 30.000 euros anuales. Podrán deducirse un 10,05% de las cantidades que paguen en concepto de alquiler.

Modificación de la Ley del Suelo 

Para aumentar el parque de viviendas en alquiler se reforma que el suelo dotacional pase a ser principalmente viviendas el alquiler para colectivos desfavorecidos o con necesidades especiales.

La vivienda social pase a ser plenamente de alquiler y se tenga en cuenta a los colectivos con dificultades de acceso al mercado. 

Cambios en la Ley de Enjuiciamiento Civil 

En el caso de desahucio del alquiler llevará aparejado automáticamente una notificación a los servicios sociales competentes para que intervengan.

Además, durante las pasadas Elecciones Generales de 2016, el partido socialista presentó más de una veintena de medidas relacionadas con la vivienda como mejorar la gestión de Sareb o impulsar la rehabilitación y la eficiencia energética de las casas. ¿Mantendrán estas políticas? Aquí recordamos las más destacadas:

  • Proteger el derecho a una vivienda digna de las familias devastadas por los efectos de la crisis económica que han sido desahuciadas o están en alto riesgo de serlo.
  • Financiar vivienda pública de alquiler. Una línea de actuación del ICO será financiar la construcción de viviendas sociales para integrarse en el parque público de viviendas de alquiler, en línea con los objetivos de los planes estatales de vivienda, así como para financiar actuaciones de rehabilitación y renovación de viviendas individuales especialmente la rehabilitación sostenible.
  • Mejorar la gestión de Sareb para evitar que se convierta en un riesgo mayor para el Estado como avalista. Respetando los derechos del accionariado privado que ha invertido en Sareb, revisaremos su funcionamiento para introducir la máxima transparencia y rendición de cuentas en su gestión y contabilidad, y para contribuir a crear un parque de vivienda social de alquiler al que puedan acogerse, también, familias desahuciadas de su vivienda habitual.
  • Viviendas con cero emisiones: busca impulsar la rehabilitación y exigir que las nuevas construcciones cumplan con este principio. Se debe digerir el enorme stock de vivienda y suelo ya puesto en el mercado, pero no podemos permitirnos un parque que arrastra una gran parte del consumo energético nacional. Por ello planteamos un Plan Estatal de Rehabilitación Sostenible de Viviendas y Edificios, y Regeneración Urbana, que tiene como objetivo pasar de las 23.000 viviendas/año rehabilitadas actualmente a 200.000 viviendas/año en 2025, generando unos 200.000 empleos nuevos en el sector.
  • Facilitar el acceso a las ayudas para adaptación o rehabilitación de la vivienda para abordar los desafíos del envejecimiento.
  • Favorecer el acceso a la vivienda, con un esfuerzo nunca superior a la tercera parte de los ingresos familiares, a los hogares con niveles bajos y reducidos de ingresos. Dicho acceso podrá ser en propiedad o en alquiler, empleando vivienda nueva o usada, según circunstancias de los mercados locales de vivienda.
  • Facilitar alojamiento a los hogares desahuciados como consecuencia de sentencias de los procedimientos de ejecución hipotecaria y por el impago del alquiler.
  • Equilibrar la balanza evitando el debilitamiento de los inquilinos, eliminar las listas negras de deudores, mantener las ayudas a la entrada, subsidiaciones de préstamos y de renta básica de emancipación. Las actualizaciones anuales del alquiler se efectuarán con las variaciones correspondientes del Índice de Precios de Consumo.
  • Promover un paquete de medidas destinadas a la rehabilitación de viviendas en las Comunidades Autónomas, especialmente las de renta antigua, abandonadas, y situadas en cascos antiguos de los municipios de las mismas que sean alquiladas a jóvenes o adquiridas por jóvenes en régimen de propiedad, o alquiler con opción a compra.
  • Crearemos una oficina central antidesahucios que coordine la creación de oficinas por todo el territorio y unifique criterios y ayude a su mantenimiento.
  • Poner a disposición de la familia que haya aplicado la dación en pago una vivienda en régimen de alquiler social.
  • Crear un fondo social de gestión pública que permita atender el derecho a techo de la ciudadanía que se vea privada de él. Los ayuntamientos podrán disponer de viviendas dentro de los parques de viviendas sociales de gestión pública. Asimismo, crear un fondo social de gestión pública destinado a combatir la pobreza energética, cubriendo los gastos de las familias vulnerables.
  • Revisar la regulación de las resoluciones de los contratos de alquiler basadas en retrasos o impagos en el abono del arrendamiento, garantizando los derechos del arrendador a recibir el alquiler acordado y la protección del arrendado, y también articulando sistemas de mediación para los supuestos de insolvencia sobrevenida.
  • Imponer una tasa transitoria sobre las viviendas desocupadas que mantienen las entidades financieras fruto de los desahucios para incentivar su oferta como viviendas en alquiler.