Información sobre vivienda y economía

Lucía Martín (Barcelona en Comú): “Hay que corresponsabilizar al mercado privado del problema de la vivienda”

idealista/news sigue adelante con su serial de entrevistas a los candidatos a la Alcaldía de Madrid y Barcelona. Tras la entrevista a Mercedes González, candidata por el PSOE al Ayuntamiento de Madrid, les toca el turno a los candidatos de Barcelona. Lucía Martín es candidata de Barcelona en Comú a la alcaldía de la capital catalana, en concreto es la número seis de la lista de Ada Colau. Martín hace un repaso a los cuatro años de su partido al frente del Ayuntamiento de Barcelona y deja clara cuál será la postura de sus líderes de volver a repetir en el consistorio: 'corresponsabilizar' al sector privado, elevar el parque público y seguir luchando contra la especulación en la ciudad.

¿Cómo valora la política de vivienda que se ha llevado a cabo en los últimos cuatro años en Barcelona?

Se ha llevado a cabo un cambio estructural en las políticas de vivienda que realmente priorizan el derecho a la vivienda como no se había hecho en los últimos cuarenta años. Se ha hecho corresponsabilizando al mercado privado, que es totalmente imprescindible si queremos priorizar la vivienda como un derecho y se ha llevado a cabo una lucha contra la especulación para proteger a los vecinos de la ciudad que no tiene precedentes.

¿Cuáles han sido sus puntos fuertes? ¿Y los débiles?

Como puntos fuertes destaco tres. En primer lugar, una ampliación del parque público, ya que, entre lo que hemos promovido y lo que hemos adquirido, ya sea vía compras por tanteo y retracto o cesiones de grandes propietarios, estamos hablando de alrededor de 5.500 viviendas, que es el doble de lo que hizo Xavier Trias y un 30% que el PSC de Jordi Hereu, y todo con un 70% menos de presupuesto estatal de vivienda y un 50% menos del presupuesto de la Generalitat para vivienda. Además, de toda la vivienda adquirida, el 80% se destinará a alquileres asequibles, que es un cambio de paradigma absoluto respecto a las políticas que se habían hecho hasta ahora, donde mayormente había VPO de compra. No obstante, hay que recalcar que la ampliación del parque público se podrá llevar a cabo en su totalidad en el próximo mandato, ya que se diseñó a ocho años vista.

Por otro lado, pongo de relieve la medida de reservar el 30% para VPO en nuevas promociones y rehabilitaciones, ya que lo que busca es equipararnos al resto de países de Europa, donde nos llevan décadas de adelanto en políticas de vivienda. Y es absolutamente necesario, ya que el parque público no llega al 2% en la ciudad de Barcelona. Si realmente queremos priorizar el derecho a la vivienda, tenemos que hacerlo así. Y quien diga que se puede empezar a poner solución al problema de la vivienda sin corresponsabilizar al mercado privado está mintiendo y reproduciendo las políticas nefastas que nos han traído hasta aquí.

Dentro del bloque de vivienda asequible, también destacaría el operador metropolitano, que será la primera empresa público-privada en la que el ayuntamiento y otros municipios del área metropolitana van a poner a disposición suelo que se quedará de titularidad pública, la inversión sería privada y el socio deberá sacrificar parte de su beneficio, ya que se ganará algo razonable, pero no será un negocio tradicional. Se espera poder construir 3.000 pisos de alquiler, a un precio asequible, de media unos 500 euros, y será en los próximos cinco años.

Y el último bloque, nuestra lucha contra la especulación, gentrificación y malas prácticas que se han llevado a cabo en Barcelona por parte de grandes fondos de inversión o socimis que se aprovechan de la indefensión en la que se encuentran algunos vecinos de la ciudad. Para hacer frente a esto hemos puesto en marcha varias medidas como la modificación del Plan General Metropolitano, para que toda la ciudad sea área de tanteo y retracto, para poder comprar de manera preferente cualquier operación que se haga por un precio por debajo de mercado y que ayuda a deshacer operaciones especulativas.

Y como puntos débiles, la situación es muy complicada: la emergencia no ha dejado de existir, los precios de mercado son cada vez mayores y no tenemos parque público. Dar respuesta inmediata a esto con las herramientas que tenemos es muy difícil, y las expectativas son muy altas.

¿Cuáles son las principales propuestas de su partido para los próximos cuatro años en cuanto a política de vivienda?

Destaco tres. A grandes rasgos, la idea es intensificar todo lo que hemos creado, como ampliar el parque público, intensificar la lucha contra la especulación y la gentrificación, y la corresponsabilización del sector privado. En cuanto a parque público, en este mandato hemos conseguido ponerla alrededor de 1.000 viviendas y para el próximo, entre promoción y compras queremos iniciar/incorporar unas 1.500 al año durante el mandato, unas 6.000 en total.

También queremos insistir e intensificar la corresponsabilidad: ahora tenemos el 30% y queremos ampliarla en algunos barrios hasta el 50%, como en Ciutat Vella, en Eixample o en Sant Antoni. 

Y por último, insistir en la defensa de los derechos de las personas que viven de alquiler y que se enfrentan a mucha desigualdad. Para esto se va a proponer la creación de un centro contra el acoso inmobiliario.

Barcelona en Comú
Barcelona en Comú

¿Qué opina sobre la medida de limitar el precio del alquiler tal y como prevé el Gobierno?

La medida de limitar no el precio, sino las subidas abusivas, es una medida propuesta por Barcelona y otras ciudades del estado que están exigiendo la implementación de esta herramienta para poder limitar los aumentos de los precios de alquiler. Se puede hacer dinero alquilando un piso, pero los beneficios deben ser limitados y que estas subidas del 50%, 100%, 300% no se puedan producir. Esa medida la llevamos nosotras al congreso, la conseguimos acordar en el acuerdo de presupuestos del gobierno de Pedro Sánchez y a la hora de materializarla se echaron atrás por las presiones que hubo. Y si de nosotras depende, es una medida que se materializará en la próxima legislatura.

Muchos dicen que para frenar la subida de los precios del alquiler hay que aumentar la oferta, y no está demás recordarles que durante la burbuja inmobiliaria producimos más vivienda que media Europa junta y los precios nunca dejaron de subir. Es absurdo.

 ¿Qué propone su programa para luchar contra la ocupación ilegal (sobre todo de mafias) y para ayudar a las familias vulnerables que han sido desahuciadas?

Por el tema de la ocupación ilegal, hay un abanico de posibilidades. En primer lugar, la gente que vive ocupando no lo hace porque quiere. Todo el mundo quiere vivir en un alquiler que pueda pagar y en una casa donde pueda estar tranquilo. Para ese tipo de familias, es importante buscar soluciones, aunque es complicado por el parque público tan reducido que tenemos. Por eso hemos puesto en marcha el SIFO (Servicio de inmediación y acompañamiento en situaciones de emergencia habitacional), que ayuda a las personas que se encuentran en esta situación. Por otro lado, es cierto que hay situaciones de ocupación en la que están involucradas personas que se dedican a la delincuencia, que se aprovechan de la situación de vulnerabilidad de las personas. Nosotros no tenemos competencia de seguridad, y desde el principio del mandato se ha instado a la Generalitat para que haga investigación para poder resolver esta cuestión.

“Cada uno vive donde puede, no dónde quiere”, ¿qué opina de esta afirmación?

Que defiende la tesis de que no todo el mundo puede vivir en el centro, y que hay gente que debe irse a la periferia… que no considera la vivienda como un derecho. Nosotros, obviamente, estamos totalmente en contra.

¿Qué opina de los fondos de inversión inmobiliaria y de su interés en Barcelona?

Lo que ha pasado en España, y más en los últimos años, es que la vivienda se ha considerado un negocio y se ha incentivado la compraventa para que funcionara la maquinaria inmobiliaria y financiera. Ahora, que ha habido un recorte brutal de los presupuestos destinados a viviendas, se ha puesto una alfombra roja para que, el que venga a invertir en ese sector en España sea el capital privado. En este caso, todas las modificaciones legislativas que se han hecho en estos años buscan la entrada de fondos de inversión que lo que buscan es tener mucho beneficio en poco tiempo. Es cierto que necesitamos capital inversor para crear parque público y parque de vivienda asequible. Pero, ¿qué tipo de inversión necesitamos? La que tenemos ahora mismo desde luego que no.

“El Ayuntamiento de Barcelona ha tenido una relación tormentosa con el sector inmobiliario” ¿Qué opina de esta afirmación?

Que hemos venido a poner límites en un negocio que en estos últimos 40 años ha tenido beneficios millonarios gracias a subvenciones, desgravaciones fiscales, y un montón de dinero público que les pone las cosas fáciles. El Ayuntamiento de Barcelona ha dicho basta ya de que la vivienda sea un negocio y bienvenida sea la inversión que quiere colaborar en hacer vivienda asequible.

Agilidad administrativa: ¿qué propone para disminuir los plazos de licencias para construir nuevas promociones en Barcelona? ¿Cree que hay un problema en cuanto a su lentitud?

Es un problema que tenemos y está detectado. Lo hemos comentado con otros actores del sector y estamos de acuerdo. La idea es intentar agilizar los plazos. Igual no tan rápidos como se desea, pero sin lugar a duda más rápidos serán, ya que perjudica a todos.

¿Cree que la solución para aplacar la situación de emergencia de vivienda en Barcelona es que haya una unión entre el sector público y el privado?

Si, pero hay que matizar que el sector público no puede hacerlo todo y debe haber colaboración de otras administraciones, ya que por 100 euros que pone el ayuntamiento en políticas de vivienda la Generalitat pone 23 euros y el Estado 10 euros, algo que me parece una locura. Dicho esto, evidentemente, debe haber una colaboración con el sector privado, pero nosotras solo podemos apostar por colaboraciones en la que el lucro sea limitado. Pero no nos olvidemos de otras colaboraciones como darle más espacio a las cooperativas de vivienda.

¿Vive de alquiler o en propiedad?

De alquiler, en el Raval. Descarto la opción de comprar. Yo vengo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y veo el riesgo de ser propietaria. Además, todo es muy perverso: durante años se crea una arquitectura legislativa y se crea un imaginario para que la gente se hipoteque. Cuando todo el mundo ha comprado y estalla la burbuja, se hace un cambio legal para que sea el alquiler de dónde salga el negocio inmobiliario.