Información sobre vivienda y economía

Uxban: el covid cambia el perfil del comprador de vivienda de lujo y empodera al cliente nacional

Los españoles de mediana edad protagonizan tres de cada cuatro visitas

Autor: Redacción

El impacto del coronavirus en el mercado de la vivienda es muy amplio: ha cambiado las necesidades de los compradores e inquilinos y también el perfil de quienes buscan un inmueble de lujo.

Esto es lo que afirma un estudio de Uxban, inmobiliaria especializada en el segmento de alto ‘standing’, que asegura que el covid-19 ha empoderado al cliente nacional en el sector del lujo, ha disparado el interés por las viviendas con espacio exterior y ha impulsado las operaciones online.

En concreto, la firma sostiene que actualmente el perfil del nuevo comprador de vivienda de lujo es un español de unos 45-55 años que compra el inmueble con financiación bancaria y aportación de capital. Lo más habitual es que busquen una vivienda de reposición o bien que trasladen su residencia por motivos laborales, principalmente.
 

“Debido a la crisis sanitaria y económica, el cierre de fronteras y la limitación de movilidad, incluso dentro de la misma ciudad,  los compradores nacionales se han convertido en protagonistas del mercado de lujo llegando a alcanzar el 75% de las visitas a viviendas actualmente”, sostiene Gonzalo Robles, CEO de Uxban.

Estas cifras que empoderan al cliente nacional contrastan con el perfil más habitual dentro del sector inmobiliario de lujo. En el caso de Madrid, por ejemplo, antes de la pandemia destacaban los clientes procedentes de Venezuela, México o Colombia. No obstante, y aunque las restricciones a la movilidad internacionales les han impedido en muchos casos venir a España para poder visitar el inmueble (salvo los que cuentan con pasaporte europeo), otro de los cambios que está provocando el covid es el impulso de las operaciones vía telemática.

Según la inmobiliaria, más del 18% de las ventas que ha sellado Uxban a clientes extranjeros desde marzo se ha realizado de manera online, después de haber visto el inmueble a través de vídeos y fotos, y gracias a contactos que tienen en España, desde abogados a agentes inmobiliarios de confianza.

 “Aunque parezca algo muy extraordinario adquirir una vivienda cuyo precio es superior a 1 millón y medio de euros a través de un video en este micro-nicho del sector inmobiliario del lujo, es bastante habitual”, recalca Robles, que asegura que la principal diferencia entre el comprador nacional y el foráneo es la forma de adquirir la vivienda.

“Los compradores o inversores extranjeros se caracterizan por una rapidez operativa de transacción al contado, mientras que el comprador español realiza sus operaciones, en un alto porcentaje, a través de financiación bancaria, aunque con gran aportación de capital y porcentajes sobre tasación muy conservadores (máximo el 60%)”, recalca el CEO de Uxban.

Otro de los cambios que ha traído el coronavirus es que la creciente importancia de que la vivienda cuente con un espacio exterior. Una tendencia no solo se da en el mercado residencial de lujo, sino que es generalizada. 

 “Después de años y años dando la espalda a las terrazas e incluso haciendo obras para incorporarlas, la pandemia ha traído un auténtico furor por devolverle su importancia, incluso aunque no tengan un tamaño demasiado grande. Los áticos, ya de por sí demandados, reciben un nuevo tipo de público potencial que ahora busca tener lo que antes de marzo no tenía y echó de menos”, concluye Robles.