Información sobre vivienda y economía

Las razones por las que las viviendas nuevas se han puesto de moda, según Instituto de Valoraciones

Autor: Redacción

La vivienda de obra nueva dio la sorpresa en 2020. A pesar de que la llegada del covid-19 frenó las operaciones y llenó de incertidumbre el mercado inmobiliario, logró terminar el año de la pandemia con una demanda sostenible, un buen volumen de operaciones y una subida de precio. 

"Tras el período de confinamiento vivido en 2020, el mercado de viviendas de obra nueva ha mostrado una mejor evolución respecto al mercado de la vivienda de segunda mano", explica Instituto de Valoraciones, que ha resumido en un estudio las razones que justifican este reciente impulso de las casas de nueva construcción, entre las que destacan que se ajustan mejor a las necesidades de la demanda, su mayor eficiencia energética, que se ubican principalmente en el extrarradio y que ofrecen mayores comodidades que los inmuebles usados. 

1. Se ajustan mejor a las nuevas necesidades de la demanda

El confinamiento para evitar contagios de coronavirus ha provocado que muchas familias se hayan dado cuenta de las carencias de su hogar, sobre todo la falta de espacio interior y exterior. Por eso, explica el estudio, "se ha notado en los últimos meses un mayor interés por viviendas de obra nueva, chalets y otros inmuebles que cumplan con las demandas que tienen hoy en día los consumidores: espacios amplios y exteriores, luminosidad, estancias extra para teletrabajar o alta eficiencia energética, entre otros.

2. Los espacios extra, aunque sean comunitarios

Además del cambio de demanda en las características de los inmuebles, Instituto de Valoraciones asegura que también ha entrado en juego la necesidad y el deseo de
la demanda contar con extras como jardines, zonas infantiles, deportivas o piscina.

"Estos espacios, más comunes en la obra nueva, han cobrado importancia en los últimos años y pueden ser determinantes también a la hora de tomar una decisión de compra de vivienda", aclara el estudio. Las plazas de garaje y los trasteros también están entre esos extras que busca la demanda.

3. Su ubicación: más extrarradio que en el centro urbano

Otro de los motivos que justifica el reciente impulso de la obra nueva es que, habitualmente, se encuentran en los extrarradios de los grandes núcleos urbanos o en ciudades medianas, lo que permite al consumidor tener más espacio por el mismo precio, o incluso menos. 

En este sentido, el estudio recuerda que la disponibilidad de suelos en el centro de urbes como Madrid o Bardcelona suele ser limitada, por lo que "estas zonas más alejadas del centro se presentan como un atractivo más para los interesados en la obra nueva. Se trata de enclaves con menor densidad de población y más tranquilos, pero que suelen tener en sus cercanías servicios de todo tipo como colegios, hospitales o centros comerciales", puntualiza.

4. Más eficientes y con posibilidad de elegir acabados 

Otro de los grandes beneficios que ofrece la obra nueva es la posibilidad de personalizar la vivienda sobre plano e elegir los materiales que se quieren usar para estancias como los baños o la cocina, lo que evita tener que realizar reformas en el futuro. 

"Poder diseñar una vivienda a medida con estilos como el 'open concept', la posibilidad de incluir tecnología domótica u otras soluciones que favorezcan el ahorro energético, son algunos valores añadidos que ofrece la obra nueva", recalca Instituto de Valoraciones, que también destaca "la sostenibilidad que caracteriza a estas viviendas, teniendo en cuenta que actualmente los procesos de construcción son más sostenibles y las casas, más eficientes. De hecho, según una directiva de la Comisión Europea, en 2021 todos los edificios nuevos deben ser de consumo de energía casi nulo".

5. Ventajas en la forma de pago

A pesar de que suele ser más caro comprar una casa nueva que una de segunda mano, lo cierto es que en muchos casos tienen fórmulas de pago que ofrecen facilidades a los compradores, como empezar a pagar mientras se está construyendo la vivienda (por ejemplo al comprar sobre plano) o el edificio o lograr condiciones de financiación ventajosas por los acuerdos que puedan tener las promotoras con los bancos (como las hipotecas subrogadas al préstamo promotor).