Información sobre vivienda y economía

BBVA, Moody's, Bank of America... El mercado tumba la remontada económica que prevé el Gobierno

Gtres
Gtres

Las últimas previsiones económicas de los organismos nacionales e internacionales ponen en cuestión los cálculos que maneja actualmente el Gobierno.

Y es que, mientras el Ejecutivo espera una remontada del 9,8% del PIB en 2021 (un 7,2% en el caso de no contar con las ayudas europeas procedentes del fondo de recuperación para mitigar el impacto del covid-19 en la UE), el servicio de estudios de BBVA, la agencia de calificación crediticia Moody’s o el gigante Bank of America Merrill Lynch creen que la mejora no superará el 6%, como consecuencia de la prolongación de la crisis del covid-19.

El banco de inversión estadounidense, de hecho, es el más pesimista del consenso de expertos que han actualizado sus cálculos en lo que llevamos de año. En concreto, el equipo de Global Research de BofA prevé un crecimiento de solo el 4% este año, lo que supone una rebaja de medio punto. Aun así, España crecerá más que el conjunto de la eurozona, cuya previsión apuna a un alza del 2,9%, frente al 3,9% pronosticado hasta ahora, lastrada por unas medidas de confinamiento más estrictas y prolongadas de lo estimado. De cara a 2022, aventura un repunte del 4,5% del PIB doméstico, ocho décimas más respecto a sus cálculos previos.

BBVA Research, por su parte, apunta a un crecimiento económico del 5,5% este año, medio punto menos de lo que esperaba hasta ahora. De cara a 2022, espera que la recuperación coja impulso hasta situarse en torno al 7% del PIB.

El servicio de estudios de la entidad explica que “el efecto de las restricciones adoptadas para evitar una mayor propagación del covid-19 y el agotamiento de algunas de las políticas públicas de demanda presionan a la baja a la actividad. Así, cabe suponer que la recuperación al inicio del 2021 está siendo más lenta de lo previamente esperado”.

En todo caso, añade, “podría vislumbrarse un punto de inflexión y que se acelerase el ritmo de crecimiento en la segunda mitad del ejercicio económico. Una campaña de vacunación efectiva, rápida y masiva impulsaría la actividad en la segunda mitad de 2021 cuando menos por dos vías: la reducción de la incertidumbre sanitaria y la flexibilización de las restricciones a la movilidad de trabajadores y hogares, y la apertura de comercios en el sector servicios. Ambos factores serían claves para mejorar las perspectivas sobre el ingreso y la riqueza, y permitir que se realice el gasto que se ha visto bloqueado por miedo al contagio o por restricciones de oferta, lo que reduciría una parte importante del ahorro que se ha acumulado durante el período de crisis”.

En el caso de Moody’s, el pronóstico apunta a una remontada económica del 6% este año. La agencia de rating estadounidense asegura que la recuperación en el conjunto de la eurozona será "lenta, desigual y frágil", en línea con lo que lleva defendiendo el Banco Central Europeo (BCE) en los últimos meses; un escenario que le lleva a mantener en perspectiva negativa la solvencia soberana de toda la región de la moneda común. En el informe, la compañía también avisa de que “la perspectiva para 2021 es negativa para los gobiernos regionales españoles”, dado que “los menores ingresos operativos y los mayores gastos conducirán a mayores déficits en 2021, lo que “refleja la reversión provocada por la crisis del coronavirus en la tendencia de consolidación fiscal”.

Su homóloga S&P también ha actualizado recientemente sus previsiones y sus cálculos actuales apuntan a que el crecimiento económico potencial de España en este ejercicio se situará en torno al 6,5%, por encima de la media de la eurozona (4,8%).

El BdE y el consenso de Funcas, también más pesimistas

A estas nuevas previsiones económicas se suman las que se conocieron a finales del año pasado. Una de ellas es la del Banco de España que, al igual que BBVA Research, Moody’s y BofA, cree que el crecimiento del PIB será más moderado de lo que estima actualmente el Gobierno.

En concreto, el supervisor financiero sitúa el crecimiento de la actividad entre el 4,2% y el 8,6%, aunque cree que la cifra más probable de momento es un alza del 6,8%, frente al 7,2% inercial que prevé el Ejecutivo (9,8% si se incluyen los fondos europeos). Además, el organismo liderado por Pablo Hernández de Cos insiste en que "la recuperación del nivel del PIB previo al covid-19 se retrasaría hasta mediados de 2023 en el escenario central, mientras que, en el escenario severo, en el que la huella de la crisis sanitaria sobre la economía es más persistente, el PIB se situaría todavía un 2,8% por debajo de la cota de finales de 2019” para entonces”.

En un nivel similar se encuentra también el promedio del consenso que recopila el Panel de Funcas (la Fundación de las Cajas de Ahorros), que a finales de noviembre ya hablaba de un alza del 6,5% en 2021, tras una rebaja de ocho décimas. Analistas Financieros Internacionales (AFI), los servicios de estudios de Bankia, Santander y Caixabank, la cementera Cemex y la firma de inversión Intermoney son algunos de los panelistas que sitúan la mejora económica en este ejercicio en un nivel inferior al que fija de momento el Ejecutivo.

De hecho, incluso los asesores económicos de la vicepresidente Nadia Calviño, han puesto en duda sus previsiones. Según ha publicado el diario El País, el equipo asesor del Ministerio alerta de que el escenario macro oficial está repleto de condicionantes en un momento de máxima incertidumbre como en el que nos encontramos.