Información sobre vivienda y economía

Las hipotecas en España están más baratas que nunca, pero no tanto como en la mitad de la eurozona

El tipo medio en España baja del 1,5% por primera vez, pero en las grandes economías, Portugal y Finlandia los intereses son más bajos

La guerra que están librando los bancos en el campo hipotecario dibuja el mejor de los escenarios para los consumidores que buscan un préstamo con el que financiar la compra de una vivienda.

El interés del sector financiero por captar nuevos clientes vía hipotecas se está traduciendo en una fuerte caída de los tipos de interés de los préstamos. Tanto es así que actualmente se encuentran en mínimos históricos.

Según los datos del Banco Central Europeo (BCE), el tipo de interés medio de las nuevas hipotecas en España se situó en abril en el 1,49%. Por primera vez desde que arrancó la serie histórica de la máxima autoridad monetaria y financiera en la eurozona en 2003, el interés ha logrado bajar del 1,5%. En verano de 2008, coincidiendo con el estallido de la crisis económica y financiera, el tipo llegó a situarse por encima del 6%, aunque desde el tercer trimestre de 2019 se mantiene por debajo del 2%.

Pero, a pesar del hito, España no destaca por ser el país de zona de la moneda común con las hipotecas más baratas en este momento. De hecho, se encuentra a mitad del ranking comunitario: ocupa la novena posición en la clasificación de los Diecinueve.

Y es que, según explica Juan Villén, responsable de idealista/hipotecas, "la situación actual es España se ve favorecida por dos factores: por un lado, los mínimos históricos del euríbor, y por otro la fuerte competencia entre los bancos para captar clientes. Pensamos que este escenario se mantendrá en los próximos meses, aunque no prevemos un mayor abaratamiento de los precios de las hipotecas, desde luego sin llegar a los niveles de otros países europeos, cuya capacidad de financiación es mejor a la española".

Entre los socios que a cierre de abril registran unos tipos de interés en los préstamos para la compra de vivienda concedidos a los hogares más bajos que en España se encuentran Alemania, Francia, Italia, Bélgica y Luxemburgo, aunque el podio lo ocupan Eslovaquia, Portugal y Finlandia. De hecho, el país vecino y el nórdico son los únicos de la eurozona donde las hipotecas se encuentran por debajo del 1% y desde hace tiempo.

Según las estadísticas del guardián del euro, el tipo medio en Portugal se mantiene por debajo del 1% desde el pasado agosto, mientras que Finlandia lo consiguió en octubre de 2017, hace ya tres años y medio.

Sin embargo, España se encuentra por debajo de la media (1,66%) y de otros ocho países que registran unos tipos de interés más altos, incluso por encima del 2%. En Países Bajos, Eslovenia y Malta, por ejemplo, se encuentran el 1,7% y el 2%, mientras que en Chipre, Lituania, Eslovenia o Letonia el tipo medio de las hipotecas rebasa el 2% y en Grecia e Irlanda superan el 2,5%, lo que les convierte con los préstamos para la compra de vivienda más caros de la eurozona actualmente.

La economía celta es, desde noviembre de 2019, el país de la eurozona con el tipo medio de las hipotecas más alto, tras sustituir a Grecia.  

La guerra hipotecaria en España

En el mercado doméstico, la tendencia a la baja de los tipos de interés se está imponiendo tanto en las hipotecas a tipo variable como en las de tipo fijo, que en los últimos meses están batiendo récord de contratación, con más de la mitad de las nuevas formalizaciones, según el INE.

Y es que, según el comparador de idealista/hipotecas, los clientes de determinado perfil crediticio pueden encontrar préstamos fijos para comprar de vivienda desde el 1,1%, mientras que en el caso de las variables, las ofertas desde euríbor + 0,7%, incluyendo bonificaciones como por ejemplo la domiciliación de la nómina o la contratación de seguros de hogar y de vida.

Las claves del proceso para firmar una hipoteca

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, por regla general, los bancos están dispuestos a prestar hasta el 80% del menor de estos dos importes: el valor de tasación de la vivienda habitual o el precio de compra. Así pues, es necesario tener ahorros previos para cubrir el 20% restante, más los impuestos y gastos de la operación. No obstante, también existen alternativas para poder adquirir una vivienda sin tener un colchón financiero previo.

Antes de empezar a buscar el préstamo, es recomendable conocer el presupuesto máximo que tenemos para comprar la casa y, a partir de ahí, comparar el mercado para saber qué ofrecen los bancos y qué tipo de producto se equipara mejor a la situación familiar y financiera de cada consumidor.

A la hora de comparar hipotecas, conviene fijarse, entre otros factores, en el tipo de interés y la TAE, las comisiones, las bonificaciones que permiten abaratar el préstamo, así como el plazo máximo al que se pueden contratar. Una vez que detectadas varias alternativas que se ajustan a nuestro perfil, conviene "pedir a las distintas entidades folletos informativos en los que se especifica, siempre con carácter orientativo, las condiciones financieras de los préstamos hipotecarios que ofrece la entidad y de los gastos que corran a cargo del cliente (tasación) incluso cuando el préstamo no llegue a firmarse. Si lo solicitas, las entidades bancarias tienen la obligación de entregarte de forma gratuita dicho folleto informativo, cuyo contenido mínimo está regulado por el Banco de España", recuerdan desde idealista/hipotecas. 

El siguiente paso será acudir directamente para presentar toda la documentación y esperar la respuesta del banco: es decir, si nos conceden o deniegan el préstamo. El tiempo de espera suele ser de una semana, aunque depende del banco.  

"Con la tasación, la comprobación registral y la aprobación definitiva, la entidad nos emitirá la oferta vinculante. Se trata de un documento que debe contener todas y cada una de las condiciones financieras del contrato (importe, número de cuotas, comisiones, revisiones...) y tendrá una validez mínima de 10 días durante el cual estarán vigentes sus condiciones, plazo que tienes para examinarla y aceptar o rechazar la oferta", aclaran desde idealista/hipotecas. Esta oferta evita malentendidos en las negociaciones verbales y en algunas ocasiones conlleva el pago de una comisión (comisión de estudio), en el caso de que el cliente no acepte. 

Una vez que se acepte la oferta vinculante, el banco remitirá la documentación al notario para que prepare la escritura. El comprador tiene derecho elegir el notario ante el que quiere otorgar la escritura y debe repasar con él las condiciones de la hipoteca al menos 10 días antes de la firma. Es una visita obligatoria, aunque gratuita, en la que se deben aclarar todas las dudas. 

Si la documentación contiene cualquier error, el notario se pone en contacto con el banco para que lo subsane y el proceso vuelve a empezar: una vez que estén cambiadas las condiciones el cliente debe volver a repasar el contenido. En el caso de que esté correcta, el siguiente paso es la firma del préstamo y su incripción en el Registro de la Propiedad

La gestoría se encarga de retirar las escrituras del notario, consolidar el asiento de presentación en el Registro de la Propiedad, liquidar el impuesto, la inscripción en el Registro de la Propiedad y de las cancelaciones de las cargas previas. Una vez finalizados todos esos trámites, la gestoría liquidará la provisión de fondos ya con todos los gastos definitivos (notaría, Hacienda, registro y gestión) y entregará al cliente la primera copia de la escritura de compraventa y una copia simple de la escritura de préstamo, ya que las originales se las queda el banco.