Información sobre vivienda y economía

Iturriaga: "Al mercado no le importa la situación política española porque no ha triunfado el populismo"

“No sabemos quién va a gobernar, pero el vuelco populista no ha sido tan grande como cabía esperar. Eso es lo que realmente preocupaba a los grandes inversores y, como no se ha producido, ahora están bastante poco preocupados por la situación política española”.

Con estas palabras resume José Ramón Iturriaga, gestor de fondos de Abante Asesores, cómo han digerido los mercados el complejo resultado del 20D, el fracaso de las negociaciones para formar Gobierno y la convocatoria de unas nuevas elecciones generales para el próximo 26 de junio.

En su opinión, la inestabilidad interna está pasando inadvertida entre la comunidad inversora, consciente de que solo parte de la población respaldó a los partidos de extrema izquierda e independentistas en los últimos comicios, de que la economía doméstica sigue a velocidad de crucero y de que hay otros focos de atención sobre la mesa: la hipotética salida de Reino Unido de la UE (bautizada como 'Brexit') o la posible llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

A pesar de la brutal crisis que hemos sufrido, la mayoría de los españoles votó en las últimas elecciones a partidos de carácter más conservador (el 65% de los votos fue a parar a PP, PSOE y Ciudadanos). Además, el PSOE ha tenido en estos meses la oportunidad de sacar adelante un Gobierno del cambio junto con Podemos y no lo ha hecho, así que no hay razones para pensar que en junio sí daría el paso”, explica.

Iturriaga, el único gestor en nuestro país que tiene una calificación triple 'A' por parte de la prestigiosa publicación británica CityWire, también recuerda que la economía continúa creciendo con fuerza a pesar del 'impasse' en el terreno político. “La incertidumbre no se ha trasladado a la actividad porque los ciudadanos y las empresas hemos sido capaces de ir en paralelo”, recalca.

Según los últimos datos oficiales, en los tres primeros meses del año el PIB creció un 0,8% en tasa trimestral y un 3,4% en tasa anual, por encima de lo que esperaban los expertos, y de momento los estudios solo apuntan al crecimiento potencial que pierde España como consecuencia de este escenario. BBVA Research, por ejemplo, no detecta un deterioro de la actividad, aunque sí calcula que la economía podría crecer unos 8.000 millones de euros adicionales entre 2016 y 2017 en ausencia de incertidumbres políticas.

No importa el color, sino las reglas del juego

Los expertos, lejos de aventurarse a hablar del resultado de los próximos comicios, recuerdan que a los mercados no les preocupa el color del próximo Gobierno, sino la hoja de ruta que quiera llevar a cabo.

Como señala Pablo Méndez, director de negocio inversiones de la consultora Aguirre Newman, “a los fondos internacionales no les asusta el cambio de gobierno, sino de las reglas del juego. Es decir, que empiecen a proliferar medidas que puedan afectar a los sectores de actividad”.

A pesar de que no se espera un avance de última hora de los partidos bautizados por el mercado como 'populistas', lo cierto es que los inversores ven en Europa una garantía por si sus predicciones no llegan a cumplirse. Para los mercados, Bruselas es un muro de contención ante posibles desviaciones de la senda marcada.

“Sin saber quién va a gobernar, creemos que el próximo Ejecutivo no romperá la senda reformista que se ha llevado a cabo hasta ahora, además tampoco podría hacerlo. Deberíamos tener claro que con Europa no hay atajos posibles”, insiste Iturriaga.

Grecia es el mejor ejemplo de que Bruselas no da su brazo a torcer fácilmente. Un partido de izquierdas como Syriza (similar a Podemos en España) se ha visto a obligado a aceptar unas duras condiciones para acceder a un tercer rescate internacional y evitar el ‘default’. La semana pasada, sin ir más lejos, el Parlamento heleno aprobó bajar las pensiones y subir los impuestos para cumplir con las exigencias de sus acreedores internacionales.

En el caso de España, el Ejecutivo entrante deberá lidiar con nuevos ajustes para poder cumplir el objetivo de reducción del déficit público. Ayer mismo las instituciones comunitarias dieron a nuestro país un año de prórroga para situar esta variable por debajo del 3% (hasta 2017), aunque, a cambio, debemos recortar 8.000 millones de euros. A fin de cuentas, como asegura Ismael Clemente, presidente de Merlin Properties, "un país con un 100% de deuda sobre PIB no es soberano, aunque a algunos políticos pueda parecérselo".

Los otros frentes del mercado

Los expertos no dejan de insistir en que la incertidumbre política española es puntual y que los mercados internacionales “están más centrados en otros huesos”, como la evolución de las economías emergentes y china, el precio del petróleo, el posible ‘Brexit’ o la escalada de Donald Trump en la carrera por llegar a la Casa Blanca.

Según Iturriaga, los mercados siempre tienen focos de tensión y han reaccionado de forma exagerada a las caídas del precio del crudo, a la ralentización de China y las economías emergentes.

“En los últimos meses, los mercados se han movido a golpe de titular y los hechos han desmontado el mito de que nos encontramos a las puertas de una nueva recesión. Los últimos datos confirman que ni China ni los emergentes descarrilan, ni el barril de petróleo va a bajar a 10 dólares; de hecho, están siendo mejores de lo esperado porque las expectativas eran muy bajas”, sostiene.

A pesar de ello, añade el gestor, los inversores seguirán pendientes de cómo evolucionan todos esos factores y, sobre todo, de los nuevos acontecimientos que están por llegar. “Ahora nos tocan los huesos del ‘Brexit’ (la hipotética salida de Reino Unido de la UE) y de la posibilidad de que Donald Trump se convierta en el próximo presidente de Estados Unidos”, explica.

Abante no cree que Reino Unido salga de la Unión Europea, ni que Trump llege a la Casa Blanca, aunque sí reconoce que ambos factores pueden desencadenar una nueva racha de turbulencias en los mercados financieros.