Información sobre vivienda y economía

El declive comercial de la calle Princesa de Madrid: crisis en 2008 y cambio de rumbo de Inditex

Imagen de la tienda de Zara situada en la esquina entre Princesa y Alberto Aguilera/ Luis García (Zaqarbal)
Imagen de la tienda de Zara situada en la esquina entre Princesa y Alberto Aguilera/ Luis García (Zaqarbal)

La calle Princesa fue uno de los ocho grandes ejes comerciales de Madrid, pero la crisis de 2008 y el efecto llamada de Inditex, que prefirió instalarse en la calle Alberto Aguilera tras la recesión, han cambiado su panorama. Los locales comerciales vacíos se acumulan en una calle de más de 1 km de extensión y con dos oasis en el desierto: la esquina -con Marqués de Urquijo- del Corte Inglés y la zona de restauración previa a Plaza de España, según Pedro Barrera, director de Retail de Colliers.

‘Se alquila’ o ‘se traspasa’ este es el cartel y la frase más repetida en el ámbito comercial de la calle Princesa (Madrid), una vía que desemboca en Plaza de España y que es el preludio de una de las ubicaciones comerciales por excelencia de la capital: Gran Vía. Los 1,3 km de longitud y la localización deberían de ser un gran reclamo para los grandes retailers, pero la realidad es que la calle se ha convertido en un nicho para comercios de menores pretensiones -en cuanto a rentas se refiere- y para las marcas de restauración, que buscan un hueco en una zona muy asentada en este aspecto como lo es la llamada Plaza de los Cubos -a escasos metros del nuevo hotel Riu de Plaza España-.

“La calle Princesa ya no es lo que era. En su día fue una de las arterias comerciales más potentes de Madrid (junto con la calle Orense, la zona Centro, barrio de Salamanca, la calle Alcalá y Bravo Murillo) con operadores internacionales. Tras la anterior crisis el escenario mutó. Hay un cambio de tendencia en el tipo de operador porque ya no es tan 'prime'. También existen descensos en las rentas que se solicitan desde 2008, que ha hecho que comiencen a proliferar otro tipo de tiendas que optan a alquileres más asequibles. Se trata, sobre todo, de pymes o pequeños comercios”, afirma Barrera.

“Depende del tramo de la calle, pero la verdad es que se han llegado a pagar rentas de hasta 100 euros por m2 y ahora pueden estar solicitando entre 30 y 70 euros”, afirma una fuente experta del sector. Precisamente, el director de Retail de Colliers hace hincapié en los tramos de esta vía tan larga para explicar cuál ha sido el cambio de tendencia a lo largo de esta última década.

Un local comercial disponible en Princesa.
Un local comercial disponible en Princesa.
"Son tres calles en una por así decirlo. Hay una zona muy clara de hostelería que es la plaza de los cubos, que no ha ido a peor, sino todo lo contrario. De hecho se ha asentado como una de las zonas de restauración de Madrid. Luego tienes un desierto hasta el Palacio de Liria que corta absolutamente la zona comercial. Y por último, el tramo que va desde El Corte Inglés hasta el Ejército del Aire que es el que ha sufrido ese declive. Antes, esa franja era muy comercial con grandes marcas como Mango, Stradivarius, Lefties… y ahora la gran mayoría se ha ido. Sólo los locales de las inmediaciones de El Corte Inglés -como el de Vodafone que hace esquina con la calle Marqués de Urquijo- han resistido y mantienen rentas potentes”, explica.

Mientras que Princesa perdía peso poco a poco entre los grandes operadores de retail hay otra calle que ha ido cobrando importancia con el paso del tiempo. Se trata de Alberto Aguilera, una de las vías que cortan precisamente Princesa y en cuya esquina se sitúa una de las tiendas más grandes de Zara en la capital. “El eje comercial antes era sólo Princesa, luego Princesa-Alberto Aguilera y ahora es más Alberto Aguilera que Princesa. Lo que pasó fue que Inditex se metió con Zara, Oysho… y generó una tendencia. Los clientes piden más un local en el último tramo de Alberto Aguilera antes que en Princesa”, afirma Barrero. Una diferencia que podría acrecentarse con la crisis que el covid-19 ha generado en el comercio, según las palabras del director de Colliers.

Un local comercial disponible en Princesa.
Un local comercial disponible en Princesa.

De todos modos, a Princesa le queda una última baza: la comercialización de los locales comerciales de Plaza de España, aunque Barrero cree que es algo que no cree que vaya a influir demasiado. “Podría reanimar Princesa, pero no creo que se vaya a producir mucho cambio. Primero, porque en ese tramo final está la restauración de la plaza de los cubos y segundo, porque el cliente de Gran vía es extranjero, mientras que el de Princesa es más nacional. Lo que sí harán estos locales es afianzar y consolidar la zona de Gran Vía”, afirma en este sentido.

Por último, este experto descarta que se vayan a producir cambios de uso ante la gran cantidad de locales comerciales vacíos que existen en la calle y el posible aluvión que pudiera existir de estos a corto plazo por la crisis del coronavirus. “El cambio de local comercial a vivienda no tiene sentido en Princesa, porque no es rentable. El convertirlo en una casa se estila más en zonas donde el precio del alquiler (residencial) sea superior al de un local comercial y este no es el caso, porque Princesa siempre va a tener el precio del m2 comercial por encima del arrendamiento residencial”, finaliza.