Información sobre vivienda y economía

Un buen año, pero no tanto como 2015: las grandes operaciones movieron 9.500 millones de euros

Autor: Redacción

El “ladrillo” español firma un buen 2016 en operaciones e inversión inmobiliaria pero no tan bueno como lo fue 2015: cerró con una inversión cercana a los 12.000 millones de euros. Y el año que despedimos cerrará con un volumen situado entre los 8.000 y 9.500 millones. El sector que más dinero ha atraído ha sido el “retail”, es decir, los locales y centros comerciales. De entre las operaciones más importantes a resaltar destacan la venta de Diagonal Mar, del Edificio España o la compra de Torre Cepsa por Amancio Ortega.

Los expertos del sector prevén que la inversión inmobiliaria concluya el año en una horquilla de entre 8.000 y 9.500 millones de euros, unas cifras inferiores a las registradas en 2015, el año récord, por el momento. El motivo que ofrecen las consultoras para entender esta menor cantidad de “dinero” invertido es la consolidación de la recuperación del mercado. Pero dejan claro que los datos siguen siendo positivos y dan muestra de que los inversores siguen mostrando interés por el ladrillo español.

Según las previsiones de las consultoras, 2016 cerrará entre los 8.000 millones que prevé JLL, la horquilla de los 8.500-9.000 millones de CBRE y las previsiones más optimistas de BNP Paribas Real Estate de 9.500 millones de euros.

Además, las principales consultoras coinciden en señalar que muchas operaciones se cerrarán o ya se han cerrado a finales de año y aún no se han contabilizado.

Si miramos el tipo de inversor, el extranjero sigue siendo mayoritario aunque el operador español comienza a equipararse, al representar ya el 43% de la inversión total en los nueve primeros meses del año. Y son las Socimi las principales protagonistas, aunque, bien es cierto que una parte importante del capital de estos vehículos de inversión es extranjero.

El sector inmobiliario que más dinero ha atraído es el “retail”, es decir, locales comerciales y centros comerciales. Esto es principalmente por el mayor tamaño de los activos y, por tanto, mayor importe de las operaciones. Ha captado un 45% del total de la inversión realizada en ladrillo. La consultora Cushman & Wakefield recuerda que las principales operaciones han sido la venta de las carteras de Eroski, la venta de los centros comerciales Diagonal Mar, Gran Vía de Vigo, ABC Serrano, L’ Aljub y Festival Park, entre otros.

El sector de oficinas ha acaparado el 26% de la inversión total realizada en lo que va de año, gracias a grandes operaciones como la compra del Parque Empresarial Las Mercedes por parte de Oaktree o la compra de Torre Foster por Pontegadea. Los sectores industrial y hotelero han seguido atrayendo el interés de los inversores, con un 8% y un 10% de los flujos de capital, respectivamente. La compra del Hotel Skipper en Barcelona ha sido la segunda mayor operación del trimestre en Barcelona, tras la de Diagonal Mar.

A estas operaciones hay que sumar el cierre oficial de la venta del Edificio España al Grupo Baraka por parte de Wanda por 272 millones de euros. El nuevo dueño, Trinitario Casanova, prevé levantar un hotel de lujo de 22 plantas y un centro comercial.  

Los operadores más activos

Los fondos de inversión han sido los compradores más activos en España desde 2014, representando el 62 % del volumen total invertido en el país desde ese año hasta septiembre de 2016, según un informe de Cushman & Wakefield. El hecho de que las SOCIMI se incluyan en esta categoría explica este porcentaje tan alto.

En lo que respecta a las ventas, las empresas inmobiliarias han jugado un papel importante, ya que representan el 16 % del total. La estrategia reciente de muchas empresas de captar capital a través de la venta de patrimonio inmobiliario explica esta cifra.

Los vehículos de inversión privados también tuvieron relevancia en las ventas durante este período, con un porcentaje del 29 % del volumen total de activos vendidos.

La participación del sector público en las ventas, alrededor del 7%, es representativa de la estrategia de reducción de costes gubernamental durante la crisis económica.

Las carteras de deuda: otra oportunidad de invertir en el sector

Una de las formas que tiene la banca para soltar lastre inmobiliario es a través de la venta de la deuda inmobiliaria. Desde 2014 ha cobrado fuerza la organización de procesos de venta de paquetes de créditos avalados por diversos tipos de inmuebles. Ese año se proclamó como el rey de la deuda inmobiliaria al recaudar 12.700 millones de euros en inversión. En 2015 se invirtió poco más de 8.100 millones (un 36% menos) y este año la cifra podría seguir cayendo.

Aún así, entidades como BBVA, Abanca y Cajamar y fondos como Lone Star han puesto lotes de deuda avalada con activos inmobiliarios a la venta.