Información sobre vivienda y economía

Savills: El covid ahuyenta de la financiación de oficinas a los bancos y atrae a los fondos

Oficinas en construcción en la calle Agustín de Foxá (Madrid)
Oficinas en construcción en la calle Agustín de Foxá (Madrid)
Autor: Redacción

En la actualidad, los bancos están centrados en gestión y están limitando la financiación de nuevos proyectos en el sector de las oficinas. En consecuencia, la financiación alternativa está cubriendo este hueco dejado por las entidades bancarias. De hecho, los fondos están financiando entre un 15% y un 20% de los nuevos desarrollos, según afirman jóvenes expertos del sector inmobiliario reunidos en la sesión de Savills Talks Young Talent.

Así, según los representantes de este mercado en la sesión organizada por Savills Aguirre Newman, “nos están llegando más oportunidades core y core plus y también estamos entrando en operaciones value add y oportunistas”. Los profesionales reunidos por Savills Aguirre Newman señalan que, si bien la demanda y absorción retrocederá en el corto plazo debido a la inestabilidad económica y política actual, auguran una recuperación del segmento de oficinas de cara a los próximos dos años.

Por todo ello, estiman que los fondos de deuda se mantendrán en España y puede que incluso amplíen sus proyectos. Sin embargo, señalan, que el bloqueo actual de la financiación bancaria es algo pasajero que no supondrá una dificultad a largo plazo. Además, los jóvenes profesionales también han hecho referencia al papel del teletrabajo en este nuevo escenario. 

“El teletrabajo ha venido para quedarse, pero las oficinas seguirán existiendo y cobrarán más importancia en el futuro”, destacan los participantes en el debate organizado por Savills Aguirre Newman. Si bien las empresas han tenido que adaptarse rápidamente e implantar el trabajo desde casa en los últimos meses, los jóvenes consultores inmobiliarios coinciden en que la realidad futura estará marcada por un modelo híbrido, que combine el teletrabajo con tiempo en la oficina.

La flexibilidad, señalan, es la clave. Las empresas buscan oficinas que tengan un buen diseño, que ofrezcan espacios atractivos. En este sentido, destacan que el bienestar y comodidad de los empleados guían las decisiones empresariales en la actualidad y es más importante que nunca transmitir este compromiso con los trabajadores a través de las oficinas corporativas.

Por otro, esta flexibilidad también queda reflejada en las condiciones contractuales que demandan los arrendadores de oficinas. La inestabilidad provocada por el coronavirus y los cambios en las formas de trabajar que ha impulsado han hecho que cada vez más los inquilinos quieran incluir “cláusulas covid” en los contratos que les permitan renegociar o aplazar las rentas en caso de que no puedan hacer uso de estos inmuebles.

Finalmente, las empresas están cambiando la forma de plantearse la distribución de sus oficinas. Así, si bien mantienen las sedes en el centro de las ciudades, no descartan reducir la superficie de estas oficinas, destinadas a reuniones y encuentros corporativos, y contratar otros espacios en las afueras para ofrecer un espacio de trabajo más cerca de los domicilios de los trabajadores. De este modo, también consiguen reducir costes.

Según los jóvenes, los empleados valoran el teletrabajo porque les permite conciliar mejor la vida personal con la profesional, pero las oficinas siguen y seguirán siendo un activo de referencia para la empresa, sobre todo a la hora de atraer y fidelizar el talento. “Las nuevas generaciones valoramos la imagen que transmite una empresa: dónde tiene las oficinas, cómo son, qué valores comunica la compañía con sus espacios corporativos…”, sostienen los participantes en la sesión.

Por ello, coinciden en que la calidad de estos activos es cada vez más importante y que tanto propietarios como inquilinos valoran muy positivamente aspectos como las certificaciones medioambientales y de eficiencia, así como que garanticen una buena ventilación. Preguntados por cómo se imaginan las oficinas del futuro, los invitados a la mesa redonda están convencidos de que la tecnología será un factor clave, favoreciendo una mayor interacción de los usuarios con el activo.