Información sobre vivienda y economía

Las fábricas ya no son sólo para coches: 2019, el año de la irrupción de las casas industrializadas

Una nueva línea de negocio y el futuro del sector

Atlántida Homes.
Atlántida Homes.
Autor: Redacción

Ruedas por suelos, volantes por paredes y capós por techos. Este es el lento cambio que se produce en la industria española. Las fábricas ya no son sólo cosa de coches. Ahora, un nuevo sector -el inmobiliario- ha irrumpido con fuerza en la industrialización, justo en un momento donde los números del sector automovilístico no paran de caer. Este 2019 ha sido el de la explosión definitiva de una nueva línea de negocio que abarata costes, acorta tiempos de entrega y a la que aún le queda mucho recorrido en España.

La industrialización de la construcción busca solucionar dos problemas: el retraso en la ejecución de las obras por los problemas surgidos con la concesión de licencias de obra y el acceso a la vivienda de los jóvenes. El levantar casas en fábricas permite a las promotoras iniciar los trabajos sin necesidad de un permiso, porque lo hace en un lugar diferente al terreno donde luego se asentarán las viviendas. Esto supone reducir tiempos, que luego redundan en el precio final. Es aquí donde entran en juego los jóvenes, que tienen mayores posibilidades de acceder a este tipo de inmuebles al ser más baratos que los de construcción tradicional.

En este escenario existen dos promotoras que han apostado de una manera clara por la industrialización. Se trata de Aedas y Vía Célere. La primera puede presumir de ser la pionera en este nuevo modelo y la segunda de doblar la apuesta y construir viviendas industrializadas en altura. Los de David Martínez iniciaron su primer proyecto en Torrejón de Ardoz, con un gran éxito. De hecho, en tan sólo dos meses consiguió vender el 80% de la promoción, que ya ha sido entregada al ser construida en un tiempo récord -cerca de nueve meses-. Este éxito ha llevado a la compañía a lanzar otro proyecto de viviendas prefabricadas en este municipio madrileño.

Pero no es la única promoción de este tipo que Aedas tiene en la capital. En el sur de Madrid -en el Cañaveral- la promotora sacó al mercado en septiembre 41 viviendas unifamiliares de entre tres y cuatro dormitorios, tres baños, además de zonas comunes como jardines, piscinas, y zonas de juego infantil. En este sentido, está previsto que las obras concluyan en el segundo trimestre de 2020 y que el inicio de las entregas tenga lugar en el tercer trimestre.

Vía Célere es la otra gran promotora que ha decidido apostar de manera definitiva por la industrialización. En este caso, la compañía que ahora encabeza José Ignacio Morales y antes Juan Antonio Gómez-Pintado ha apostado por una construcción en altura. La compañía presentó este proyecto en marzo de este 2019 y explicó que se trataba de dos edificios ubicados en Boadilla del Monte con diferentes características. El primer cuenta con cuatro plantas y un total de 17 viviendas a base de 50 módulos construidas en fábrica y el segundo consta de una altura más y nueve unidades más. En total, las dos urbanizaciones suman 46 casas y una calificación energética A.

“Desde 2014 hemos estado investigando el ‘know how' para hacer promociones 100% industrializadas, y lo hemos conseguido”, comentó Gómez-Pintado en la presentación del proyecto.

Estas dos promotoras pueden alardear de ser las pioneras en este nuevo concepto de construcción, pero no de ser la que levantará la promoción con mayor número de viviendas de este tipo. Este hito es cosa de Atlántida Homes, que es la encargada de levantar 82 casas industrializadas en la Sierra de Gredos (Ávila).

Esta promoción, denominada Balcón de Gredos, dispone de tres tipologías de viviendas de 2 y 3 dormitorios, desde 50 m2 hasta 62 m2, distribuidos en una única planta, que contará con la posibilidad de que, a través de sus smartphone o pc, los compradores puedan configurar los acabados del interior de la vivienda y aspectos exteriores según sus necesidades y gustos. Cualquier modificación realizada podrá ser vista por el cliente, actualizándose su precio final.

Queda mucho por hacer

Estas tres promotoras y su apuesta por la fabricación de casas en serie ejemplifican el asentamiento de este nuevo modelo de negocio en el sector inmobiliario. De hecho, el 2020 ha de ser el de su confirmación igual que el 2019 lo ha sido para otra alternativa: el ‘build to rent’. Pero para alcanzar este objetivo, todavía quedan varios desafíos por delante.

“Existe la tecnología disponible, pero la realidad es que el porcentaje de industrialización es muy bajo porque no hay suficiente industria auxiliar para industrializar nuestro sector. Cuando un sector se industrializa, la sociedad puede pedirle que sea más eficiente en costes, pero para eso debe tener una economía de escala, con una industria auxiliar certificada, homologable y que pueda exportar sus productos”, explicó Fernando Moliner, consejero delegado de Actívitas a idealista/news en relación con estos retos que le quedan a la industrialización.

Una gúia para el sector

Que la construcción de viviendas en fábrica inquieta al sector es un hecho que se puede comprobar con el último movimiento del Grupo Avintia, que ha elaborado el primer ‘libro blanco’ sobre la industrialización en el inmobiliario. La obra abarca todos los ámbitos de este sistema constructivo, desde los aspectos más enfocados en innovación hasta la sostenibilidad, pasando por las diferentes herramientas y soluciones constructivas al servicio de la industrialización, las numerosas ventajas que ofrece para el cliente final y las nuevas necesidades en cuanto a perfiles profesionales demandados.

La industralización no es sólo cuestión de empresas

Pero no sólo las grandes empresas se han interesado por este tipo de inmuebles. Particulares con recursos y formación también se han sumado a esta nueva moda que recuerda al pasado cuando era las propias familias que iban a habitar las viviendas las encargadas de levantarlas. Al calor de esta idea ha nacido U-Build, un innovador sistema de autoconstrucción para hacer casas de calidad de forma rápida y barata y diseñado por el británico Studio Bark, con ingeniería estructural de Structure Workshop  y pruebas de Cut and Construct.

El sistema se basa en un kit de paquete plano hecho de piezas de madera, con la característica de que los componentes se pueden unir rápido como piezas de rompecabezas para ensamblar el marco de un edificio. Del mismo modo, se pueden desmontar, reciclar o reutilizar con facilidad al final de la vida útil del edificio. Esto lo convierte en un sistema de construcción sostenible y respetuoso con el medio ambiente

En resumen, 2019 ha sido un gran año para la industrialización del sector inmobiliario en España, que además ha aprovechado la Convección Mundial sobre el Clima celebrada en Madrid como altavoz. La sostenibilidad y la eficiencia del ladrillo pasa por las fábricas y los jóvenes que sufren el acceso a la vivienda lo celebran.