Información sobre vivienda y economía

Las primeras casas de la Operación Chamartín se entregarán en cinco años como mínimo

Madrid Nuevo Norte / DCN
Madrid Nuevo Norte / DCN

El mayor desarrollo urbanístico de la capital se ha presentado este martes en el Palacio de Correos, en la Puerta del Sol (Madrid). Al acto han acudido Álvaro Aresti, presidente de DCN; Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid y José Luis Martínez-Almeida, alcalde de la ciudad. Las primeras obras de urbanización comenzarán en enero de 2021, según ha confirmado Díaz Ayuso, aunque la noticia es que las primeras viviendas podrán ser entregadas en un plazo de cinco años, según ha explicado Jorge Serrano, director técnico del área de Negocio de DCN.

La antigua Operación Chamartín ya es una realidad. Todas las administraciones públicas implicadas en el proyecto ya han dado luz verde y los promotores están listos para comenzar a desarrollar “la transformación del Norte de Madrid”, según palabras de la propia presidenta de la Comunidad.

Díaz Ayuso ha confirmado que será en enero de 2021 cuando arranquen las primeras actuaciones en el ámbito con la implantación del gran parque central de 13 hectáreas de superficie que formará parte de los 400.000 m2 de zonas verdes con los que contará el proyecto. “Esta zona y los 13 km de carril bici acabarán con la brecha que existe con los barrios de Norte de Madrid como Fuencarral o Las Tablas”, ha explicado la presidenta del Gobierno Regional.

En paralelo, Distrito Castellana Norte también acometerá la urbanización del ámbito para poder después edificar. “Primero hay que aprobar los proyectos de urbanización (promovida por DCN y por los más de 400 propietarios que tiene el desarrollo) y después ejecutarlos. La normativa española no te permite edificar si antes no tienes el 75% de las infraestructuras construidas para que no sean activos sin servicios, sin calles…”, ha explicado Serrano a la prensa.

En este sentido, cabe destacar que el director técnico del área de Negocio de DCN ha recalcado que el ámbito tiene mucha infraestructura que desarrollar y que por este motivo las edificaciones no serán apreciables durante los primeros años. Sin embargo, dentro del desarrollo existen zonas menos complejas desde el punto de vista del nivel de infraestructura que podrían obtener resultados más tempranos. “Puede que en las zonas más sencillas las primeras viviendas comiencen a construirse en los próximos tres años, con lo cual las primeras entregas se podrán producir en cinco años”, ha afirmado Serrano. En este escenario aparece la zona más cercana al barrio de Las Tablas como la más propicia para la entrega de las primeras viviendas.

Por su parte, la promotora dará prioridad a la zona que rodea a la nueva estación de Chamartín – de la que se encarga Adif-. En los aledaños se encontrará una nueva área financiera que tendrá como novedad la construcción de tres grandes rascacielos. Uno de ellos superará los 300 metros de altura, mientras que los otros dos se quedarán muy cerca de los 250 metros. Una medida nada desdeñable si se tiene en cuenta que sólo una de las cuatro torres supera esa altura con 270 metros.

Martínez-Almeida ha querido lanzar un mensaje de optimismo a los madrileños con la aprobación de este proyecto y ha ensalzado la buena labor de la Administración Pública por haber desatascado este desarrollo en pleno estado de alarma provocado por la pandemia del coronavirus. “El área de Desarrollo Urbano ha realizado un esfuerzo extraordinario en los tiempos que corren. Este es un proyecto que va a marcar el futuro de Madrid, una ciudad que nunca se rinde porque tenemos políticas económicas consolidadas y queremos reforzar el modelo Madrid. Este es un mensaje de confianza para todos los ciudadanos por parte del Ayuntamiento y de la Comunidad”, ha afirmado el alcalde durante la presentación de la maqueta del proyecto.

La histórica Operación Chamartín se convertirá en el mayor desarrollo urbanístico de Europa con un ámbito de actuación de 3,29 millones de metros cuadrados. Ampliará el parque de viviendas con unas 10.500 unidades, de las que un 24% contarán con algún tipo de protección pública. Además, dará lugar a un nuevo centro de negocios, que contará con el mayor rascacielos de España, de 70 plantas, y supondrá la remodelación de la estación ferroviaria de Chamartín.