Información sobre vivienda y economía

Las inmobiliarias europeas que pasan con mejor y peor nota la prueba de los resultados de 2020

El gigante español Merlin ha superado las expectativas, mientras que Colonial se ha quedado por debajo

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La temporada de resultados entra en la recta final en Europa. En el caso de las grandes inmobiliarias cotizadas, alrededor del 75% de las compañías ya se ha retratado ante inversores y analistas. Y lo han hecho con resultados para todos los gustos después de un 2020 que ha puesto a prueba la capacidad de resistencia de sus negocios. El parón provocado por el covid-19 se ha dejado notar de manera muy distinta sobre los ingresos.¿Se han distanciado mucho de las expectativas del mercado?

Cuatro compañías marcan diferencias sobre el resto. La matrícula de honor es para PSP Swiss Property, cuyos ingresos han superado en alrededor de un 25% la previsión media de los analistas. Nadie ha sorprendido tanto a la comunidad financiera como el grupo suizo, que aún atesora un potencial alcista superior al 10% según las previsiones de los analistas. Algo más de un 50% de los mismos recomienda comprar acciones.

PSP Swiss Property ha aprobado con nota el exigente examen del pasado ejercicio y de 2021 espera "que la demanda de espacios de oficina siga siendo más fuerte en lugares bien ubicados y de fácil acceso, mientras que la comercialización y el alquiler en lugares periféricos seguirán siendo difíciles". Pero en este entorno complejo la compañía no ha dudado en elevar la retribución al accionista: pagará 3,60 euros por acción, frente a los 3,50 correspondiente al año 2019.

Otra compañía suiza, Swiss Prime, también ha mejorado casi un 5% las estimaciones de ingresos, mientras que la francesa Icade las supera en alrededor de un 2%. Entre ambas y en este grupo ganador de la temporada de resultados se encuentra la española Merlin Properties, que con una facturación de más de 500 millones de euros ha mejorado más de un 2% la estimación previa del mercado de 495 millones.

La socimi, que el año pasado obtuvo un beneficio neto de 56,4 millones de euros,  un 90% menos respecto a las ganancias de un año antes, ha sufrido como todo el sector el impacto del coronavirus, que ha pasado factura a la valoración de sus activos. Ésta cayó un 0,6% en 2020, hasta los 12.811 millones de euros. Una cifra que en cualquier caso ha sido bien acogida por los inversores, que este año premian a Merlin con una subida del más del 10% en bolsa.

La otra gran socimi española, Colonial, se encuentra dentro del grupo de tres empresas que se quedaron más lejos de las expectativas de los analistas, algo más de un 1%. La mayor desviación corresponde a la francesa Klepierre, un gigante con una facturación de más de 1.100 millones de euros que no obstante se ha quedado alrededor de un 3% por debajo tras un último trimestre del 2020 muy negativo.

Incluso, los analistas cuestionan el mantenimiento de la actual retribución al accionista de la compañía gala. También se queda por debajo de las previsiones Covivio, aunque en general la diferencia entre los ingresos esperados y los finales ha sido bastante corta en el caso de las empresas que sí han decepcionado las expectativas del mercado.

Otros grandes grupos como Vonovia, Gecina o Unibail, han cumplido casi al milímetro con las estimaciones del mercado para uno de los ejercicios más complejos de la historia moderna del sector. A la espera de la decena de compañías que aún debe presentar sus cuentas este mes de marzo, el resultado entre las expectativas de los analistas y los datos reales de facturación de las empresas es bastante equilibrado.