Información sobre vivienda y economía

El megacentro comercial Open Sky estará acabado en invierno de 2020

Open Sky / Open Sky
Open Sky / Open Sky

La crisis del coronavirus ha retrasado la apertura prevista para marzo de este ejercicio, pero Raphaël Martin, presidente de Phalsbourg – promotora del proyecto- asegura a idealista/news que el complejo estará acabado entre octubre y diciembre de 2020. Las obras continúan en el futuro megacentro comercial ubicado en Torrejón de Ardoz (Madrid) y Martin asevera que a día de hoy ningún operador ha cancelado su contrato de arrendamiento. En este sentido, el presidente de la compañía afirma que tiene un poco más del 70% de los locales comercializados.

“Hay que tener mucha valentía para construir un centro comercial”, afirmó a este medio una reconocida personalidad del sector en octubre de 2019 cuando idealista/news visitó el estado de las obras del centro comercial Open Sky. Nueve meses más tarde, idealista/news vuelve a visitar las instalaciones de este complejo para comprobar la evolución de los trabajos. El coronavirus ha atropellado el estreno del complejo previsto para mazo de 2019. Ahora, la promotora se apresura para acabarlo antes de que finalice 2020. “El centro comercial estará acabado entre octubre y diciembre de este ejercicio”, asegura Martín.

Durante el recorrido realizado se puede apreciar como la estructura del activo está totalmente construida. De hecho, existen locales que ya han sido adaptados a su actividad. Este es el caso de la superficie de 2.602 m2 arrendada por Lidl. Una operación que adelantó en exclusiva idealista/news. La marca de supermercados ya ha realizado algunas obras de adecuación del local alquilado – contrato de larga duración, según pudo saber este medio- y en el parking exterior donde se han instalado los típicos puntos de recogida de los carros de la compra. 

Imagen de las obras en la actualidad / Open Sky
Imagen de las obras en la actualidad / Open Sky

Phalsbourg se apresura en acabar las obras del centro comercial, pero en paralelo también centra sus esfuerzos en terminar los trabajos de la superficie que ha arrendado a Cinesa. En cuanto a los cines se están ejecutando las obras privativas y en pocos meses Cinesa podrá instalar sus pantallas, butacas y resto de equipos para poder comenzar su actividad en la fecha de apertura prevista.

La comercialización sigue avanzando y la promotora se encuentra en negociación con una gran superficie de amplio éxito comercial que podrá disponer de un local de 10.000 m2. Por otro lado, se está cerrando el acuerdo con un gran operador de eventos y restauración, que explotará las instalaciones del centro como su gran auditorio al aire libre, además de la playa, la piscina y el beach club para clientes. Un restaurante de nivel internacional cierra la operación.

Busca cerrar más operaciones

A pesar de tener el 70% de los locales comercializados – con compañías como Mango, Vips o Fnac-, el presidente de Phalsbourg se encuentra en conversaciones para cerrar más operaciones antes de que finalicen las obras. Además del 'beach club' también buscan operador para su coworking.

Un centro comercial sostenible y resistente al covid-19

Open Sky aterriza en un contexto donde todas las compañías buscan distinguirse del resto de centros comerciales. Ir a este tipo de recintos ya no sólo obedece a una necesidad de comprar. Son el ocio y otro tipo de servicios los que acaparan toda la atención mediática y los que sirven de reclamo para atraer a los visitantes. “Es una nueva vida de los centros comerciales”, afirma Martin.

En este sentido, Open Sky cuenta con una gran ventaja frente a sus competidores en un escenario mundial donde la pandemia del coronavirus amenaza al retail. El complejo presume de pasillos muy anchos y todos ellos al aíre libre, lo que permite el distanciamiento social y la renovación del aire para evitar contagios. En un escenario de dificultades para el sector, la compañía puede obtener una característica diferenciadora y una ventaja.

En materia de sostenibilidad, Open Sky se presenta como un centro comercial respetuoso con el medio ambiente. De hecho, obtendrá el certificado de eficiencia energética Breeam, según afirma la promotora. Un logro cimentado en un parking (4.000 plazas de aparcamiento) con ventilación natural, 7.500 m2 de paneles fotovoltaicos, además de un vanguardista sistema de climatización de los locales por agua de condensación del lago. “El agua del lago sirve para refrigerar las estancias del Open Sky a través de un circuito cerrado”. Por este motivo, el lago tiene una profundidad de tres metros y medio para que el agua no se caliente en verano y quede siempre por debajo de los 30 grados”, explica Martin en este sentido. La cubierta es otro de los atractivos del proyecto ya que está hecha de Krion, un material innovador de Porcelanosa, “que gracias a su función fotocatalítica los 17.000 m2 de Krion instalados permite a 30.000 personas respirar el aire purificado durante todo un año. “