Información sobre vivienda y economía

El puzzle inmobiliario que PSOE y Ciudadanos deben resolver para formar Gobierno

Gtres
Gtres

Ahora que los equipos de negociación de PSOE y Ciudadanos continúan reunidos para intentar sacar adelante la próxima legislatura, toca recordar lo que ambos partidos prometieron en campaña en materia de vivienda. Las formaciones lideradas por Pedro Sánchez y Albert Rivera coinciden en acabar con los desahucios de las familias más vulnerables y favorecer la reestructuración de sus deudas pero dan distinta relevancia a la rehabilitación, el alquiler o cómo actuar ante los pisos vacíos en manos de la banca.

Los dos partidos mantienen las conversaciones para llegar a un acuerdo de investidura que lleve a la presidencia al socialista Pedro Sánchez. Sus portavoces ya han confirmado que coinciden en las medidas anticorrupción o en políticas sociales como la ley de segunda oportunidad, donde el partido emergente afirma que garantizará la "inembargabilidad de la vivienda habitual, un plan de rescate de las familias para la restructuración de la deuda hipotecaria y el refuerzo de garantías en caso de desahucio".

En este aspecto, el PSOE ha destacado que permitirá “al juez paralizar la ejecución hipotecaria en caso de insolvencia justificada no dolosa o acordar la aplicación de la dación en pago, en caso de que sea imposible el desahucio, valorando la vivienda en el precio establecido para la concesión del préstamo".

Otros aspectos comunes en materia de vivienda son la protección de las familias vulnerables y en especiales circunstancias de emergencia social para lograr derecho a una vivienda digna. Ciudadanos marca una diferencia en este punto donde su programa incluye la posibilidad de la expropiación forzosa de la vivienda a la entidad financiera durante un plazo máximo de tres años para las personas en situación de emergencia social.

El PSOE habla de imponer una tasa transitoria sobre las viviendas desocupadas que mantienen los bancos fruto de desahucios pero para incentivar su salida al mercado de alquiler.

De nuevo coinciden en eliminar las cláusulas abusivas de los contratos hipotecarios pero Ciudadanos pide además incluir la devolución a los consumidores de todas las cantidades pagadas de más que correspondan por aplicación de la misma. Los socialistas exigen acatar las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Además, coinciden en acabar con los desahucios para los colectivos más vulnerables y favorecer la reestructuración de sus deudas hipotecarias.

Pero mientras los socialistas se centran en potenciar el mercado del alquiler como alternativa a la compra en las viviendas, también en los pisos de protección oficial, o la rehabilitación del obsoleto parque de inmuebles español, el partido naranja aspira a una reforma de la Administración que mejore la gestión de las propuestas sobre inmobiliario, además de modificar la Ley del Suelo y crear un Plan Estratégico Nacional de Ciudades Humanas, fomentando las 'Smart Cities'.

El PSOE pretende volver a dar las ayudas al alquiler que ya otorgó hasta 2011 además de ampliar el plazo de duración del contrato de arrendamiento como mínimo hasta 4 años, a petición del arrendatario. Pero mantendrá los derechos del arrendador a recibir el alquiler acordado y creará sistemas de mediación para los supuestos de insolvencia sobrevenida.

Ciudadanos  aspira a crear un Observatorio del Mercado de la Vivienda y el Suelo para generar estudios y métricas sobre variables que afecten directamente al mercado inmobiliario, mientras PSOE quiere desarrollar un Programa de Rehabilitación Sostenible de Viviendas, Edificios y Entornos, que alcance a 200.000 viviendas y que incluya estudios y soluciones de eficiencia energética y accesibilidad a todas las viviendas.

En este aspecto, los de Albert Rivera pretenden definir un nuevo estándar de calidad de la vivienda social con mejoras de las calidades y la eficiencia energética, eliminar cualquier traba al autoconsumo y suprimir el llamado impuesto al sol.