Información sobre vivienda y economía

El Gobierno ultima el índice de precios para limitar el alquiler: así funcionará

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ultima los detalles para su presentación

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El renombrado Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ultima la publicación del Índice de precios de alquiler que ya anunció el anterior Gobierno del PSOE, y que servirá para limitar las rentas de los alquileres en zonas tensionadas, según el programa del nuevo Ejecutivo de coalición PSOE-Podemos. Con varios meses de retraso, va a tomar como referencia las declaraciones de los arrendamientos en el IRPF de los últimos años, cruzando los datos con las características del inmueble que aparece en el Catastro.

El Ministerio de Hacienda ha entregado a los expertos de Fomento, ahora renombrado como Ministerio de Transportes. Movilidad y Agenda Urbana los datos correspondientes a las declaraciones de la Renta de 2015 a 2018 de aquellas personas que han generado ingresos por el arrendamiento de viviendas.

Los técnicos del Ministerio, con la colaboración del Banco de España, el Instituto Nacional de Estadística (INE) y expertos como el catedrático de Economía José García Montalvo, están ultimando ahora el nuevo Índice de precios del alquiler cruzando los datos del fisco con otros relacionados con las características de los inmuebles alquilados como la tipología o superficie construida, que toma principalmente del Catastro.

La intención del ministerio que dirige José Luis Ábalos es presentarlo durante el primer trimestre de este año, tras varios meses de retraso en su conclusión, tal y como se pretendía en el Real Decreto ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler publicado en marzo del 2019.

Lo que en un principio iba a servir como una referencia para que gobiernos autonómicos y municipales elaborasen sus índices oficiales para conocer la realidad del mercado del alquiler, cada vez más creciente en España, y en particular en las grandes capitales de provincia, ahora se va a convertir en la base para limitar las rentas de los arrendamientos en aquellas zonas que se determinen calientes o tensionadas, según el programa político firmado por PSOE y Unidas Podemos y presentado el pasado 30 de diciembre.

Este nuevo índice de precios del alquiler tendrá carácter anual en el que se ofrecerán los valores medios de la renta mensual (euros/m2) desde barrios y distritos, a municipios, provincias y comunidades autónomas.

El primer adelanto de los datos recopilados por el antiguo Ministerio de Fomento, responsable de la política de vivienda, distaba mucho de las cifras presentadas por los principales portales inmobiliarios, y apenas se podían encontrar pisos por esos precios medios.

Regiones como la Comunidad de Madrid o el Ayuntamiento de Madrid ya han adelantado que no va a poner límite al mercado del alquiler,  y ya ha anunciado su voluntad de acudir a la justicia en caso de que se impongan medidas en materia de vivienda que socaven sus competencias.

Otras como Cataluña y el propio Ayuntamiento de Barcelona han intentado desde hace meses poner en marcha medidas para controlar la subida de los precios de los alquileres. El Govern no encontró el apoyo de todos los partidos del Parlament para sacar adelante su propuesta, mientras que la alcaldesa Ada Colau ya ha pedido al Gobierno de coalición de Pedro Sánchez y su socio Pablo Iglesias hagan hincapié en la regulación del mercado del alquiler.

Primeros espadas de la economía española han alzado ya su voz sobre esta medida. Íñigo Fernández de Mesa, presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE) y vicepresidente de la CEOE, ha asegurado durante inmonext Barcelona 2020, jornadas organizadas por idealista, que el control de precios podría no tener el efecto esperado y "no creemos que sea apropiado poner trabas a los grandes operadores". 

La vicepresidenta de Azora, Concha Osácar, es otra de las voces del sector que ha aprovechado su ponencia en inmonext Barcelona para alertar de que el control de los precios no es la solución del problema de la vivienda que vive España. Ha explicado que "el control de precios de la vivienda libre no es la solución", ya que va a derivar en un peor mantenimiento de los edificios y en una caída de la oferta disponible. Además, ha añadido que "si no hay una seguridad y un equilibrio jurídico en el alquiler, el dinero desaparecerá".