Información sobre vivienda y economía

El Supremo absuelve a Ana Botella por la venta de 1.860 pisos sociales al fondo Blackstone

Ana Botella, ex alcaldesa de Madrid / Gtres
Ana Botella, ex alcaldesa de Madrid / Gtres
Autor: Redacción

La Justicia ha vuelto a dar la razón a Ana Botella y su antiguo equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Madrid por la venta de 1.860 pisos sociales al gigante estadounidense Blackstone en plena crisis.

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación presentado por la edil socialista Mercedes González contra la sentencia del Tribunal de Cuentas del pasado verano, en la que el organismo revocó la condena a varios miembros del gobierno municipal entre 2011 y 2015 por la venta de 18 promociones de viviendas de la Empresa Municipal de Vivienda de Madrid (EMVS) al grupo Fidere, propiedad del fondo americano. La operación se selló en 2013 por un importe cercano a 128 millones de euros y supuso el traspaso al grupo de 1.860 pisos públicos.

Dicho tribunal emitió dos sentencias contradictorias entre sí en menos de un año. A finales de 2018 consideró que la venta de 18 promociones de vivienda pública al fondo de inversión se hizo por debajo del precio contable y de mercado, que la operación incurrió en "diversas irregularidades", entre las que señalaba que "la enajenación se articuló sin la elaboración de los oportunos pliegos administrativos, sin la preceptiva publicidad y concurrencia y, sobre todo, sin la previa fijación de un precio inicial". Y condenó a Botella y a otros exconcejales del PP a pagar casi 26 millones de euros por los daños causados a las arcas municipales madrileñas.

Sin embargo, la sección de Enjuiciamiento del propio Tribunal de Cuentas consideró en julio de 2019 que la enajenación se realizó mediante concurso público y que no se podía imputar "negligencia grave". También aludió a la existencia de informes que "no cuestionaron la operación inmobiliaria ni dictaminaron en su contra", así como que no se habría producido un daño a los caudales públicos, ni acción antijurídica, ni actuación culposa por parte de los dirigentes de la EMVS.

En diciembre de 2019, casi medio año después del fallo del Tribunal de Cuentas, la concejal del grupo socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Mercedes González, interpuso un recurso de casación. Un recurso que finalmente ha sido rechazado por el Supremo.

Esta decisión del Alto Tribunal cierra el proceso judicial por la venta de pisos públicos del Ayuntamiento de la capital a Blackstone y la posibilidad de reclamar responsabilidades a la exalcaldesa y su equipo de gobierno.

La EMVS, un negocio deficitario

La venta de los 1.860 pisos sociales a Fidere y de 34 viviendas y plazas de garaje a las sociedades Avellanar Inversiones y Madrid Town Inversiones se llevó a cabo en 2013, el peor año de la crisis para el sector inmobiliario. La desinversión se produjo días después de que la EMVS traspasara suelo y parte de su deuda al Ayuntamiento de Madrid, y tras un informe que puso sobre la mesa la necesidad de conseguir liquidez.

La auditoría que llevó a cabo la consultora especializada PwC alertaba de que el negocio del organismo público de vivienda madrileño era deficitario, con un volumen de "signiticativo" de pagos no corrientes inasumibles. Así, recomendaba al consistorio liderado entonces por Ana Botella a deshacerse de sus viviendas de alquiler para lograr liquidez.  Dichas recomendaciones coincidieron en el tiempo con el desplome recaudatorio de la Administración como consecuencia de la crisis económica.