Información sobre vivienda y economía

Cómo han evolucionado la economía y la vivienda en la breve legislatura de Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha convocado elecciones generales para el 28 de abril, tras el rechazo del Congreso a los Presupuestos de 2019. Su legislatura durará poco más de nueve meses: arrancó el 2 de junio de 2018 tras sacar adelante una moción de censura contra Mariano Rajoy y acabará el día 5 de marzo, cuando se van a disolver las Cortes.

A pesar de la brevedad, deja un legado con luces y sombras. Por factores internos y externos, el PIB crece al menor ritmo en cinco años, el paro ha subido en más de 33.000 personas, las Administraciones Públicas deben 15.000 millones de euros más y el Ibex 35 lucha por los 9.000 puntos. Las mejores noticias vienen del mercado de la vivienda, donde los precios, las compraventas y las hipotecas empeoran en estos meses, aunque evolucionan con moderación en términos interanuales.

Repasamos qué dicen los datos oficiales de algunas de las principales variables económicas e inmobiliarias:

1. El PIB cada vez crece menos

El Gobierno de Pedro Sánchez dejará de legado una economía que crece por encima de la media europea, pero que se ralentiza. El crecimiento global se está desacelerando, incluido el doméstico. Los últimos datos son los del cuarto trimestre de 2018 y contemplan un avance interanual del 2,4%, mientras que en el primer trimestre del año pasado (último completo con Mariano Rajoy como presidente), el crecimiento era cuatro décimas superior. Actualmente crecemos al ritmo más bajo desde 2014 y se espera que 2019 acabe con un crecimiento cercano al 2,1%-2,2%, mientras que en 2020 el ritmo podría ralentizarse hasta quedarse por debajo del 2%.

2. Hay 33.631 parados más 

Otro dato desfavorable es que ha aumentado el número de parados. Según los datos del Ministerio de Trabajo, enero cerró con 3,28 millones de personas en las listas de los Servicios Públicos de Empleo, frente a los 3,25 millones que se contabilizaron en mayo del año pasado, justo antes de que Pedro Sánchez consiguiera sacar adelante la moción de censura y convertirse en presidente. Es decir, hay 33.631 parados más.

Los expertos alertan de que la subida del salario mínimo que ha entrado en vigor este año por decreto podría lastrar las nuevas contrataciones. Según las cifras oficiales, ha sido el peor enero para el paro en un lustro y el peor para la afiliación a la Seguridad Social en seis años. Sin embargo, el desempleo ha bajado en casi 200.000 personas respecto al primer mes del pasado ejercicio. Otra lanza a favor del Gobierno de Sánchez es que la tasa de paro en España ha bajado del 15% por primera vez en una década, según el INE. 

3. El Ibex cae más de un 6%

Durante la legislatura de Sánchez el indicador de referencia de la bolsa española también está registrando descensos. Si el 1 de junio del año pasado, cuando el líder socialista logró sacar adelante la moción de censura, el Ibex se movía por encima de los 9.630 puntos, actualmente hace equilibros para mantener la barrera psicológica de los 9.000 enteros. Se trata de una caída que supera el 6%. Ahora bien, en la evolución del índice también influyen factores externos como el Brexit o los conflictos comerciales entre China y EEUU, que están generando incertidumbre en los mercados internacionales.

4. Sube la deuda pública en 15.000 millones

Suma y sigue, porque otra de las variables económicas que de momento empeoran durante esta legislatura es la deuda pública en términos de volumen, no sobre el PIB. El último dato disponible del Banco de España es el de diciembre, cuando el apalancamiento público se situó en casi 1,171 billones de euros, mientras que en mayo del año pasado rondaba los 1,115 billones. Es decir, se ha ampliado en casi 15.584 millones de euros. 

Ahora bien, si comparamos dicho volumen sobre el PIB, descubrimos que el porcentaje poco a poco se aleja del 100% que alcanzó años atrás. Actualmente ronda el 97% del PIB, una décima por encima de lo previsto. Somos uno de los países más endeudados del mundo y es uno de los principales riesgos que citan los economistas de cara al futuro.

5. Se compran menos casas que en primavera de 2018

En el mercado inmobiliario también vemos cierta moderación. Los datos del INE muestran que en diciembre de 2018, último mes disponible, la compraventa de casas se aleja de las 40.000 unidades mensuales que fueron la tónica general en 2018. Solo en marzo del año pasado, el número de operaciones se quedó por debajo de dicho nivel. Si comparamos el último dato con el de mayo, la caída se acerca al 40%. No obstante, se observa un leve incremento interanual cercano al 4%, mientras que en los meses anteriores se registraron alzas de dos dígitos.

6. Se firman menos hipotecas

A pesar de que el mercado hipotecario mantiene una tendencia alcista desde que 2013, lo cierto es que las concesiones están ralentizando su crecimiento, al igual que en otras variables. En noviembre (último dato disponible), se firmaron 28.835 préstamos para la compra de vivienda, frente a las más de 31.000 de mayo del año pasado, según el INE.

No obstante, la cifra sube en más de 3.000 unidades en términos interanuales. No podemos olvidar que en los últimos meses ha habido cambios en esta materia: el Gobierno ha decretado que los bancos deben pagar el impuesto que se aplica sobre la firma de las hipotecas y la aprobación de la nueva ley hipotecaria es inminente. Se espera que sea una de las últimas normativas que saque adelante el Ejecutivo de Pedro Sánchez. 

7.  La vivienda usada se encarece, pero cada vez menos

Una de las mejores noticias que se han producido en estos últimos meses es que el precio de la vivienda está ralentizando su ritmo de crecimiento. Según los datos de idealista, en mayo de 2018 la vivienda usada se situaba en 1.645 euros/m2, mientras que en enero se ha situado en 1.725 euros/m2. La subida interanual del primer mes del año es del 8,1%, frente al 8,4% registrado durante 2018.