Información sobre vivienda y economía

El ‘real estate’, frenético en 2019: estas han sido las principales operaciones del año

Un año más, el sector inmobiliario se despide por todo lo alto

Skyline Madrid
Skyline Madrid

Un año más, el sector inmobiliario se despide por todo lo alto. Muchas han sido las operaciones que han copado titulares y han marcado la agenda de la actualidad del sector. Desde las principales socimis, como Merlin o Colonial, a otros actores internacionales como Amazon. También gigantes nacionales como El Corte Inglés o Telefónica han realizado operaciones con sus inmuebles. Personalidades del sector, como Amancio Ortega a través de Pontegadea, o Trinitario Casanovas, también han aportado su grano de arena a culminar un ejercicio de lo más rentable para el ‘real estate’ español, y mención especial al negocio del retail, tanto en alquiler como en inversión, que ha vuelto a demostrar su poderío en el país.

Merlin continúa posicionándose como uno de los principales grupos inmobiliarios del país. Y para mantener su ‘estatus’ ha firmado algunas de las operaciones con más impacto del ejercicio. La compañía, tal y como adelantó idealista/news, ha decidido dar un lavado de cara a uno de los activos trofeo que tiene en la capital y ejecutar un plan de remodelación del edificio que posee en Callao y que actualmente es la principal tienda de Fnac en España. La socimi invertirá 20 millones de euros y se contempla una redistribución completa del edificio. De los 11.600 m2, se distribuirán en la tienda de Fnac, un nuevo local de 1.200 m2 y un espacio de gastronomía en el ático.

En Barcelona el grupo también transformará parte de su activo más preciado en la ciudad: Torre Glòries. Después de que saltara el rumor de que Merlin estudiaba su venta (aquí tres razones por la que no lo haría de momento) la socimi, liderada por Ismael Clemente, convertirá la última planta de Torre Glòries en una atracción turística y un mirador. Para llevarlo a cabo, Merlin ha sellado una alianza con el grupo Mediapro, que se encargará del contenido visual que se proyectará durante toda la visita al mirador.

Además, la socimi despidió el año por todo lo alto tras entrar en el capital de Distrito Castellana Norte a finales de octubre comprando un 14,5% de la participación que dispone Grupo San José en esa empresa promotora. Pagó por ese paquete 168,89 millones de euros. Tras la entrada de Merlin, el capital de DCN queda conformado adicionalmente con un 75,5% de BBVA y un 10% de San José.

El negocio de la logística también ha seguido calentando el sector en los últimos doce meses. Como era de esperar, en cuanto inversión y operaciones, este año estas operaciones han tenido como denominador común un actor, y ese ha sido Amazon. El gigante del ecommerce vendió su centro logístico más robotizado de España a Korea Investment Corporation (KIC). Esta operación formó parte de la venta de otros almacenes de París y Londres por un total de 400 millones de euros. La compañía americana se ha quedado como inquilina en este almacén que levantó en 2015 tras comprar el suelo a la Generalitat de Cataluña por unos 30 millones de euros.

Además, también ha sido protagonista de otras operaciones sin formar parte de ellas, solo por el interés que despierta el operador cuando es inquilino de un activo: Nuveen Real Estate (antes TH Real Estate)  compró el pasado septiembre la nave logística que ocupa Amazon en Bilbao por cerca de 17 millones de euros, tal y como adelantamos en idealista/news.

Colonial también ha protagonizado una de las operaciones logísticas del año, pero en este caso por una desinversión y no una compra. La socimi vendió por 425 millones de euros la cartera de activos logísticos que heredó tras la compra de Axiare. El comprador, Prologis, adquirió once inmuebles que suman 314.000 m2 de superficie y repartidos entre Barcelona, Madrid, Guadalajara, Tarragona y Sevilla. 

Y en la recta final del año la empresa alemana Patrizia ha cerrado la compra a BentallGreenOak de un portfolio logístico paneuropeo por valor de 1.200 millones de euros, que contempla 42 activos repartidos en cuatro países con alrededor de 1,5 millones de m2 edificables de media. Los inmuebles están repartidos entre Francia, Italia, Países Bajos y España. Y en nuestro país hay un total de 11 activos repartidos en Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao. En este caso se trata de proyectos 'llave en mano', es decir, proyectos que implican la construcción total de la nave.

Operaciones entre gigantes

El inmobiliario también ha tenido entre sus actores protagonistas este año a grandes empresas españolas, como es el caso de El Corte Inglés. El gigante de los grandes almacenes anunció en marzo que iniciaba su mayor plan de desinversión con la puesta en venta 95 activos inmobiliarios con el objetivo de reducir su deuda. La cartera incluían catorce inmuebles comerciales y de oficinas, dieciséis parcelas y otros 65 activos, como pequeñas tiendas y locales, almacenes y párkings

Otro gigante español, en este caso de las telecomunicaciones, también ha desinvertido en ladrillo en 2019. Telefónica vendió el magnate filipino Andrew L. Tan, a través de su grupo bodeguero Emperador, especializado en brandy, su sede en Cataluña por 150 millones de euros. El inversor filipino es dueño también de Torre Espacio en Madrid.

Telefonica también ha vendido este año su histórica sede del centro de la capital catalana tras un proceso de subasta. La cotizada ha colocado el activo, ubicado entre las calles Fontanella y Portal de l'Àngel, por un precio cercano a los 100 millones de euros. Antes de acabar el año, la compañía siguió con su estrategia de desinversión inmobiliaria en toda España, sacando a subasta su sede de Málaga por unos 15 millones de euros.

Nombres propios

Además de las operaciones entre grandes grupos, los nombres propios también han marcado el año, y no sólo en cuanto a movimientos de directivos se refiere. Como de costumbre año tras año, uno de los más repetidos ha sido el de Amancio Ortega. A través de su vehículo inmobiliario Pontegadea, el hombre más rico de España compró en marzo parte de la sede central del gigante del comercio electrónico Amazon en Seattle por unos 655 millones de euros (740 millones de dólares).

Antes de acabar el año, Ortega volvió a pegar un golpe sobre la mesa con la compra por 700 millones de euros de un inmueble en las inmediaciones de Oxford Street, en Londres, en el que se ubica la sede de la consultora McKinsey y la adquisición de la sede de Facebook en Seattle (EEUU).

Trinitario Casanova es otro de los grandes nombres del sector inmobiliario y que si bien ha sido protagonista del sector este año por su litigio con Riu y el Edificio España, también lo ha sido por algunas operaciones corporativas. El empresario murciano compró el antiguo Cine Ideal en Alicante por 6 millones de euros, tal y como explicó el empresario a idealista/news. Con una inversión de entre 8 millones de euros y 10 millones de euros, Baraka cedió a NH Hoteles la gestión del hotel que se pondrán en marcha en el inmueble.

Y de los nombres propios del sector inmobiliario a otras personalidades que invierten en este negocio sin formar parte de el. Es el caso del jugador del Fútbol Club Barcelona Gerard Piqué, que cerró en abril la compra de un edificio residencial en pleno corazón de Barcelona al fondo hispano-suizo Stoneweg por casi 15 millones de euros.

Más actores, más operaciones

La compañía patrimonialista Renta Corporación también ha tenido un ejercicio activo en cuanto a operaciones inmobiliarias. El pasado junio Renta constituyó la sociedad Linwork Properties, una socimi de nueva creación especializada en logística y oficinas que Renta anunció que impulsaría este año. Este vehículo de inversión, que se suma a su socimi residencial Vivenio, contará con una capacidad de inversión de hasta 1.000 millones de euros.

Además, antes de acabar el año Renta llevó a cabo la compra de un activo emblemático en Barcelona. La empresa liderada por David Vila, se hizo con el edificio La Campana, sede de la Dirección General de Tráfico (DGT) y el Registro Mercantil de la capital catalana por 22 millones de euros, tal y como adelantó idealista/news.

En cuanto al negocio residencial, muchos han sido los movimientos en cuanto a nuevas promociones, compras de suelo o alianzas entre actores del sector. Entre las últimas firmadas destaca la que firmó la gestora de cooperativas Ibosa. La compañía selló en noviembre la compra del último suelo a la venta de la Operación Nuevo Mahou-Calderón por unos 70 millones de euros, tal y como adelantó idealista/news. La novedad en esta transacción es que se alió con el fondo estadounidense Greenoak para comprar a Mahou este terreno, una operación que se sumó a la adquisición de otra parcela en este mismo ámbito y al mismo vendedor. 

Inversión y alquileres: el ‘retail’ sigue frenético

Por su dinamismo, el ‘retail’ continúa siendo uno de los principales actores del negocio inmobiliario. En los últimos doce meses ha habido movimientos en las principales calles comerciales de Madrid y Barcelona, pero también en las afueras de estas ciudades, con la apertura de nuevos centros comerciales que han revolucionado el modelo.

En Madrid, calles como Gran Vía han tenido un gran protagonismo con la entrada de Ray-Ban, propiedad del grupo especializado en óptica Luxottica, en los bajos del número 42 de esta calle comercial o el movimiento de Allianz en este vía, cerrando el alquiler de la ‘macrotienda’ que se ubica en los bajos de su edificio del número 39 con el grupo especializado en la distribución de perfumería y cosmética Primor, tal y como adelantó idealista/news. Este local cuenta con una superficie de 1.500 m2 y está ubicado en uno de los mejores tramos de la vía.

Serrano por su parte también ha continuado copando titulares. Bankia cerró una de las operaciones retail más importantes del año en el high street madrileño con la venta de una oficina en la madrileña calle de Serrano por un importe que supera los 59 millones de euros. El grupo que ganó finalmente la puja fue Prada, tal y como adelantó idealista/news.

Por su parte, el brazo inmobiliario de Mutua Madrileña cerró un acuerdo con la firma de lujo Loewe para ampliar su local del número 34 de calle Serrano en más de 300 m2. El local estaba hasta ahora ocupado por la también firma de lujo Yves Saint Laurent (YSL), que se trasladará a otro establecimiento cercano.

Barcelona también se ha convertido en un campo de batalla para operadores de moda y tecnología, que batallan por conseguir los mejores locales en sus calles y centros comerciales. La operación de retail más importante del año en la capital catalana ha sido la reforma a la que se ha sometido el ‘flagship’ de Zara en Paseo de Gracia, ampliándola hasta los 4.000 m2, y su posterior movimiento con el cierre del alquiler del local colindante, ocupado históricamente por la multimarca masculina Furest, y dotar a su tienda de más escaparate y sumar 600 m2 más a su local, tal y como adelantó idealista/news.

Más operaciones como el acuerdo entre Parje y H&M para alquilar el número 33 de Paseo de Gracia y abrir la primera tienda de su cadena Weekday en Españael alquiler de Tous del número 15 de Portal de l’Àngel, la calle más cara de España para abrir un local comercial, para poner en marcha una nueva tienda en el centro de Barcelona o la apertura de las primeras tiendas de Aliexpress en la capital catalana en el centro comercial Finestrelles, además de en Madrid, en el centro comercial Xanadú, cierran un ejercicio muy activo para el retail.

En cuanto a centros comerciales, 2019 deja grandes aperturas en Madrid como X-Madrid, el proyecto de Merlin Properties que abrió sus puertas al público el último mes del ejercicio tras dos años de obras e invertir 35 millones de euros y Open Sky, un complejo que se define como “un centro de vida” y que abrió sus puertas el pasado octubre en Torrejón de Ardoz.